Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

La memoria del carbón se difumina en Aizarna

Los últimos vestigios de una actividad que en los momentos de máximo esplendor empleó a más de 100 personas están desapareciendo «sin que se le ponga remedio»

Chavales jugando en el 'ángulo' que formaba, para salvar una irregularidad del terreno, el cable aéreo que transportaba el carbón de la mina 'Garestiya'./aizarna.com
Chavales jugando en el 'ángulo' que formaba, para salvar una irregularidad del terreno, el cable aéreo que transportaba el carbón de la mina 'Garestiya'. / aizarna.com
Nerea Azurmendi
NEREA AZURMENDIAIZARNA

La minería del carbón está a punto de convertirse en una actividad del pasado. Una única mina permanece en activo en Asturias. Las últimas que seguían arañando el subsuelo en Aragón cerraron hace apenas un mes. Donde el carbón es definitivamente historia, una historia cada vez más lejana y difusa, es en Aizarna, el barrio de Zestoa con hechuras de pueblo en el que, durante décadas, decenas de mineros se dedicaron a extraer lignito de las entrañas del monte Ertxina.