Diario Vasco

¡Peligro! Joven que chatea al volante

gráfico

Un joven escribe en su 'smartphone' un mensaje de Whatsapp mientras conduce con la otra mano su coche, una práctica cada vez más habitual y llena de riesgos. / LOBO ALTUNA

  • Uno de cada tres conductores menores de 34 años utiliza el 'smartphone' cuando conduce

  • La mitad lo usa para enviar mensajes de Whatsapp, pero también se emplea como navegador, para hacer fotos o vídeos e incluso para jugar a videojuegos

Suena el tono del Whatsapp. El teléfono vibra. «Hola. Vas a salir esta tarde?». La respuesta no se hace esperar: «No, llego tarde. Toi de vuelta de Vitoria». Vuelve a sonar el soniquete. «Cómo te ha ido el examen?». La respuesta tarda ahora unos segundos. «No muy bien». Pero la conversación no termina. Suena el tono otra vez. Ahora es una imagen con un chiste. Luego un vídeo de Youtube. Sonrisas. El Whatsapp vuelve a la carga. «Pues hemos quedado a las 8». Respuesta: «Que no puedo».

La transcripción de esta insulsa conversación de Whatsapp no tendría mayor interés si no fuera porque uno de los interlocutores -¿o tal vez los dos?- se encuentra conduciendo un coche mientras teclea su teléfono móvil e, incluso, se permite echar una carcajada después de ver el vídeo de YouTube entre curva y curva de la N-I, de regreso a Donostia. Si ya es peligroso conducir con el móvil pegado a la oreja, cuando al menos la visión, en teoría, sigue fija en la carretera, más lo es si encima de tener ocupada una mano, el aparato requiere toda nuestra atención visual y auditiva.

Lo peor de todo es que, lejos de ser anecdótico, esta práctica se ha convertido en algo cada vez más extendido. Se calcula que uno de cada tres jóvenes de entre 18 y 34 años reconoce que utiliza el 'smartphone' mientras conduce, según un reciente estudio realizado por el Real Automóvil Club de España (RACE), con la colaboración de la Dirección General de Tráfico, en el que se han entrevistado a conductores de todo el Estado, con una buena parte de la muestra recogida en Euskadi. Escriben mensajes, chatean por el Whatsapp, miran fotos o graban vídeos, navegan por internet... Todo eso mientras sortean los peligros de la carretera.

Y hay casos reales y extremos. Como se recogió en estas páginas, a comienzos de año, un joven de 22 años fue detenido por grabarse con el móvil mientras conducía por una carretera de Cuenca a 240 km/h. Por si fuera poco, al mismo tiempo echaba un ojo a un vídeo musical que brillaba en una pantalla colocada en el salpicadero.

«Agravante» en la conducción

La extensión de los 'smartphones' entre la población, sobre todo entre los ciudadanos más jóvenes, ha traído una nueva distracción al abanico con el que ahora se contaba muy cerquita del volante: pantallas de DVD, navegador para seguir el camino, los mandos del radiocasette... Y los despistes no son para tomárselos a broma. Un vehículo que circula a 120 km/h recorre 33 metros cada segundo, por lo que si apartamos la vista de la carretera durante una distracción, se recorre a ciegas una distancia superior a la de un campo de fútbol.

Los datos de Tráfico del Gobierno Vasco son reveladores. Nueve de cada diez accidentes que se registran en las carreteras vascas se deben a las distracciones con el teléfono móvil y a la velocidad inadecuada.

El estudio realizado por el RACE, en colaboración con BP y Castrol, aporta una radiografía que pone de manifiesto el peligro real que supone para la conducción la utilización de los teléfonos inteligentes al volante. «El uso de las distintas utilidades del 'smartphone' suponen un agravante mientras se conduce, ya que necesitan de la utilidad manual, visual y mental del conductor para llevarlos a cabo», aseguran los autores del informe.

El estudio revela que seis de cada diez conductores encuestados admite que usa el móvil mientras conduce. Además, el 43% de los preguntados asegura que lo usa para recibir llamadas (la mayoría dice que usa el manos libres), mientras que el 17% lo utiliza como 'smartphone' y chatea o consulta internet mientras conduce.

El estudio profundiza en este último grupo. En este caso, tres de cada diez admiten que usan» a menudo» el teléfono inteligente mientras conducen.

Consulta de fotos y juegos

En el uso de los 'smartphones' al volante, la edad se revela como un actor fundamental. Los autores del trabajo destacan que «el incremento en los niveles de uso del móvil como 'smartphone' es inversamente proporcional a la edad».

Así, mientras que un 35% entre los 18 y los 34 años admite usar el teléfono como 'smartphone', los mayores de 65 años muestran una actitud más responsable al volante y el 67% afirma que no usan el teléfono cuando conducen.

La encuesta revela que la mitad de los conductores que teclea y consulta el 'smartphone' mientras conduce lo hace para mandar mensajes mediante Whatsapp. Además, un 26% se sirve de aplicaciones de ayuda a la conducción algo que, aunque puede ayudar a encontrar la ruta, también se considera «una actividad distractora y peligrosa». El resto de funciones son mensajes de texto, consultas en internet, realiza y ver fotos o vídeo, entrar en redes sociales o jugar a un videojuego.

A pesar del riesgo que supone conducir con la vista y la mano puesta en un 'smartphone', solo un 15% de los encuestados que admiten haber tenido un susto al volante por este tipo de práctica, sin que ello haya implicado finalmente un accidente como tal.

Multas y pérdida de puntos

Más allá de la falta del riesgo en la carretera que provoca la distracción en la conducción toqueteando el teclado del móvil, la normativa es clara. El Reglamento General de Circulación recuerda que durante la conducción se prohíbe la utilización de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar casos, auriculares o instrumentos similares. Y la práctica está sancionada. Así, se establece como infracción grave, con una multa de 200 euros y pérdida de tres puntos, el conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de conducción.

El estudio del RACE forma parte de la campaña 'StopChatear', que busca concienciar a los conductores del riesgo real que implica conducir usando un 'smartphone' (www.stopchatear.com). La campaña ofrece consejos para una conducción más segura, como crear un 'modo coche' en el teléfono, para silenciarios mensajes que entran en el móvil. Además, reclama que se evite chatear al volante, incluso durante los semáforos «porque no duran tanto y solo provocará stress y nuevas distracciones».