Este contenido es exclusivo para suscriptores

Suscríbete por 4,95€ al mes y disfruta de todos los contenidos de El Diario Vasco

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidos exclusivosLectura más amable y sin interrupcionesNueva app solo para suscriptoresNewsletters personalizadasClub DV, ventajas comerciales, sorteos y actividades

El día en el que Trotski criticó los precios de San Sebastián

En marzo de 1916, Francia puso al revolucionario ruso en la frontera. En un librito sobre su exilio español, describió la capital donostiarra como una ciudad bonita pero de precios aterradores

Trotski en una fotografía de 1920, cuatro años después de su paso por España. /P.D.
Trotski en una fotografía de 1920, cuatro años después de su paso por España. / P.D.
JULIO ARRIETA

«No viví en España como investigador u observador, ni siquiera como un turista en libertad. Entré en este país como expulsado de Francia y residí en él como detenido en Madrid y como vigilado en Cádiz, en espera de una nueva expulsión». Así resumió Lev Davidovich Bronstein, más conocido como Trotski, su extraño e involuntario periplo español. El político ruso fue puesto en la frontera de Irun el 31 de marzo de 1916, en plena Gran Guerra, por las autoridades francesas, que lo veían como un «elemento indeseable». Como no lo entregaron a la Policía española, la primera etapa de su viaje a este lado de la frontera fue tranquila. Se quedó en San Sebastián.