Remo

Alarde de Gipuzkoa en una bahía verde

Alarde de Gipuzkoa en una bahía verde

Hondarribia gana su decimotercera bandera al batir en la segunda jornada a Orio y Donostiarra por un segundo

Oskar Ortiz de Guinea
OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Si cada domingo de aquí a Navidad se disputara una jornada de la Bandera de La Concha es probable que el resultado seguiría siendo el mismo: Hondarribia en primer lugar, Orio en segundo; después, el mundo. Las tornas se mantendrían, al menos, mientras Mikel Orbañanos mantuviera el mismo bloque que en el país del Bidasoa comienza a recitarse de memoria: Udabe, Castrillón, Aldai, Egiazu, Etxebeste, Ezponda (babor); Sagarzazu, Alza, Marizkurrena, Vertiz, Adrián González, Redondo (estribor); Carrión de proel y Amunarriz de patrón. Leído de carril, suena a mantra celestial.

La Ama Guadalupekoa repitió victoria sobre la mejor San Nikolas de la década. En el primer largo se aseguró su decimotercer triunfo en la regata de las regatas y, en el segundo, se cercioró de aplacar a la embarcación aguilucha para mantener así la trayectoria inmaculada de su tripulación: seis regatas disputadas -Orio, Campeonato de Euskadi, las dos de Zarautz y las de La Concha-, seis victorias. La séptima, la clasificatoria del jueves 29 de agosto, no la disputó. Se limitó a tramitar el pasaporte para volar a la historia.

«Hobeak izan dira eta zoriondu besterik ez dugu» -han sido mejores y no queda otra que felicitarles-. Son palabras de Jon Salsamendi y Gorka Aranberri, entrenador y patrón de Orio. Amén. El reconocimiento de la evidencia. Y la justicia para la tripulación que lideran Mikel Orbañanos y Ioseba Amunarriz, que sumó su cuarto triunfo este siglo -2005, 2013, 2018-, primero sin ninguna descalificación. Lo merecían. El entrenador, el patrón y los remeros Gonzalo Carrión e Iñigo Vertiz son los únicos que han compartido las cuatro. También la directiva. Orbañanos sumó otra tres como remero de Orio (1996 a 1998). El donostiarra Xabier Etxebeste alcanzó su quinta, tras ganar con Orio, Castro, Kaiku y hace un año con Hondarribia. Del equipo campeón en 2018 repiten todos salvo Iñaki González y Agoitz Irazoki, sustituidos por Julen Castrillón y Adrián González (ganador en 2012 con Kaiku).

Orio da, Hondarribia devuelve

La bandera se jugó en el primer largo. Santurtzi se levantó de la mesa nada más barajar las cartas, cuando fue directa a la calle cuatro hasta toparse con Zierbena. A los 50 segundos, el juez ya debió plantarse en medio y mandar volver a la Sotera al tercer andén. El inesperado error resultó un suicidio. La bandera ya solo tenía vida para GO fit-Hondarribia y Orio-Babyauto, que repitieron alineación, mientras galipos y santurtziarras lucieron dos cambios.

El sábado ya advirtió Aranberri que quien se pusiera en cabeza tenía muchas opciones de cantar victoria. Los aguiluchos buscaron el golpe psicológico muy pronto, conscientes de la dificultad que encontrarían los verdes para salir por la calle uno, la menos deseada. A los cuatro minutos, los amarillos se adelantaron dos segundos. «¡Tres a Hondarribia, cinco a Santurtzi!», estimuló Aranberri a los suyos. Un minto más tarde, cuatro segundos. A uno de la bandera. Orio golpeaba con su ritmo habitual de 35-36 paladas. A la misma cadencia y con su similar palada larga y trabajada como exigía la mar -algo sucia, similar al estado de hace una semana-.

La Torrekua repitió la cuarta plaza de 2011 al ganar la primera tanda y adelantar en la tabla a Bermeo y Zierbena

Hondarribia esperaba el golpe aguilucho cobijada en la calle cero en busca de las olas que vinieran de vuelta y al compás del viento que, contra pronóstico, llegaba de Francia. «¡Estamos donde queremos!», tranquilizó Amunarriz a su tropa, con Orio muy a babor.

En poco más de un minuto, Hondarribia enjugó su desventaja e incluso llegó a la ciaboga ligeramente delante. Para quien pensara que la bandera podía estar en el aire, la Ama Guadalupekoa la quiso atrapar con la primera ola que encontró en el largo de vuelta. Tomó dos segundos de ventaja. Reaccionó Orio con la siguiente ola para ponerse en cabeza por última vez. Un nuevo empujón de mar lanzó a Hondarribia hacia la bandera y dejó los ocho minutos finales en una cuestión de orgullo. O de honor por hacerse con la tanda.

Orio tiró entonces de raza. Se olvidó de defender su calle cuando Ioseba Amunarriz decidió abrirse a estribor para salir de su calle. Aranberri hizo lo propio. El duelo iba a ser limpio. Buscar la artimaña significaba meterse en un lío y seguramente renunciar a la bandera pensando en el 5.54 de la primera jornada.

Donostiarra, brillante

Mediado el largo, Hondarribia se fue cuatro segundos. Orio volvió al ring. Un segundo. Cada sacudida oriotarra recibía la réplica hondarribiarra. En la isla, la diferencia aún era de cuatro segundos, con Orio ya en la calle cuatro. A 250 metros, estaban a la par, pero Hondarribia trazó una autopista para acabar en la calle cuatro y sellar la imbatibilidad de su bloque, aunque fuera por un segundo largo sobre Orio... ¡y Donostiarra!

Con su triunfo en la primera tanda, la Torrekua se aupó a la cuarta plaza -igualó su mejor resultado de 2011- y se desquitó de su discreta primera jornada con una tripulación con cuatro canteranos hasta marcar el tercer mejor tiempo y completar así el alarde del remo guipuzcoano en una bahía teñida de verde.

Clasificación general

1
Hondarribia 39:01.58
2
Orio +6.802
3
Santurtzi + 23.28
4
Donostiarra +25.04
5
Bermeo +30.72
6
Zierbena +36.62
7
Ondarroa + 48.64
8
Kaiku +1:26.46

Tanda de honor

1
GO fit-Hondarribia 19:41.70
2
Orio-Babyauto 19:42.96
3
Sanutritz 19:55.86
4
Zierbena 20:03.38

Primera tanda

1
Donostiarra 19:43.44
2
Bermeo 19:53.38
3
Ondarroa-Cikautxo 19:59.92
4
Kaiku-Ugaren 20:14.52

Noticias relacionadas