'Bypass', una comedia romántica del cine vasco que garantiza risas

Los actores Aitor Mazo y Patxo Telleria se han vuelto a situar tras la cámara para su segundo largometraje juntos

EFESAN SEBASTIÁN
'Bypass', una comedia romántica del cine vasco que garantiza risas

Los actores Aitor Mazo y Patxo Telleria se han vuelto a situar tras la cámara para su segundo largometraje juntos, 'Bypass', un divertida comedia romántica, rodada en euskera, con la que buscaban sonrisas y que el público del Festival de San Sebastián ha recibido con más de una carcajada.

Telleria asegura que la proyección en el certamen donostiarra, dentro de la sección Zabaltegi Especiales, ha superado sus expectativas.

«Hubo mucha risas y es curioso porque yo, que soy también guionista y he escrito muchas comedias, pensé que era una historia de sonrisas, pero hay más comedia de lo que imaginaba, señala el realizador de esta película, protagonizada por Gorka Otxoa, Bárbara Goenaga, Sara Cózar, Itziar Atienza y Mikel Losada, además de Aitor Mazo.

La trama de 'Bypass' parte de una mentira «piadosa», la declaración de amor de Xabi (Otxoa) a una amiga moribunda para hacerle más fáciles sus últimos momentos de vida, que da lugar a una sucesión imparable de embustes cuando la chica se recupera milagrosamente.

El filme llegará a las salas comerciales el 11 de octubre. Fuera de Euskadi se distribuirán copias con la versión en castellano, que han doblado los propios actores, algo que Mazo cree que «no siempre funciona, pero en este caso sí».

'Bypass no tiene nada que ver con su anterior trabajo conjunto, 'La máquina de pintar nubes', en la que reconstruyeron parte de lo que fue el Bilbao de 1974 para contar una historia optimista de «luchadores» a través de la mirada de un niño en pleno viaje de iniciación al amor y la vida.

«'La máquina de pintar nubes' era una película de sentimientos con pinceladas de humor y ésta es una película de humor con pinceladas de sentimiento», ha señalado Mazo.

Telleria opina que la producción cinematográfica vasca «todavía no da para decir que haya tendencias», aunque piensa que «en el pequeño renacimiento de los últimos seis o siete años sí es cierto que, por aquello de abrir la ventana para que entre algo de aire fresco, se ha incidido más en la comedia, sobre todo en el cine en euskera».

Una comedia urbana

«Como se han hecho tan pocas, siempre puedes aportar alguna novedad y, en este caso, es que ésta es una comedia eminentemente urbana. Hasta ahora, no digo que siempre, se tendía más al humor no exactamente rural, pero no urbano», comenta.

Telleria y Mazo, vizcaínos ambos, dicen que «en estos tiempos que corren es conveniente la comedia pero también la denuncia».

«Las comedias sirven para que sepan que no han acabado con nosotros y las películas de tesis para que sepan que podemos acabar con ellos. Corren tiempos para todo eso. De la escasez saldrán cosas», destaca Mazo.

Telleria asegura que, aunque los protagonistas del filme sean treintañeros, la cinta, filmada en Bilbao y Barcelona, no está orientada a un público concreto.

«Pretendemos gustar a abuelitas, jóvenes e incluso a los intelectuales de patillas y gafas de pasta, aunque eso lo tenemos más difícil», bromea.

Fotos

Vídeos