La plaza de José Luis

Fue un gran profesional y una excelente persona que dejó un hueco difícil de llenar. Ahora tenemos su recuerdo y su plaza

DELAPUENTEMANU@YAHOO.ESMAÑU DE LA PUENTE
Gran respuesta. Fueron muchos los amigos y familiares del recordado José Luis que no se quisieron perder el acto. El cuarteto de la Orquesta Luis Mariano, tampoco. ::
                             DE LA HERA/
Gran respuesta. Fueron muchos los amigos y familiares del recordado José Luis que no se quisieron perder el acto. El cuarteto de la Orquesta Luis Mariano, tampoco. :: DE LA HERA

JOSÉ Luis Barrio fue una persona auténtica y así se le ha reconocido en la dedicatoria de una plaza irundarra que para siempre llevará su nombre. El espacio está situado junto al ambulatorio Irun-Centro (Hermanos Iturrino para los amigos), donde el querido galeno desarrolló gran parte de su carrera profesional y donde tanto y tan buen poso dejó. El acto de inauguración del recinto reunió a muchas personas, entre familiares, amigos y colegas del doctor. Fue un momento muy bonito y emotivo, de esos que no se olvidan. Algo que también le ocurrirá a su viuda, María Teresa Abellán, doctora internanista que sabe mucho de endocrinología.

María Teresa -así le llamaba José Luis- no estuvo sola porque desde Galicia se desplazaron unos primos de su marido: Suso Sotelo Barrio, su señora Nieves Pilar Diéguez, además de Gerardo Sotelo Barrio y Ramón Barrio, llegado éste desde Pamplona.

Tampoco faltaron los miembros de la directiva de la Asociación Lírica 'Luis Mariano', que José Luis presidió hasta su fallecimiento. Estoy pensando en Pedro Miguel Aguinaga, nuevo 'lehendakari'; Ángel Pazos (con Irene Navarro), director artístico; Juan 'Pittiko' Iturrioz, secretario; Pedro Ballaz (con Ana Rebollo), tesorero; y los vocales Antonio Pazos, Mikel Martínez (Comunicación), Pakito Sagüés, Javier Bergara, Juan Miguel García Quiñones y Junkaltxo Biurrarena, amén de María Teresa Abellán.

Citado Pedro Miguel Aguinaga, es obligado el recordatorio del Cuarteto de la Orquesta 'Luis Mariano', que dirige y donde ejerce como primer violín. En su actuación le acompañaron Monika Redondo (violín), Sara Ugalde (viola) y Amaia García (Chelo). ¡Qué bonito sonó la cuerda del grupo, que interpretó las piezas favoritas de José Luis!

Tampoco quiso perderse el acto una nutrida representación municipal. Entre otros, el alcalde José Antonio Santano, con su esposa Lourdes Rodríguez y su hijo Javi; Y ediles como Belén Sierra, Fernando San Martín y Cristina Laborda. No muy lejos estaba Alberto Buen Lacambra, además de Iván Pinilla, secretario del grupo municipal socialista.

Dani Ocasar (prensa municipal) estaba con Maribel Martínez Amiano. Ambos fueron por libre y por reconocimiento al homenajeado.

Otro párrafo para la clase médica, con presencia del doctor Víctor Rubio que estaba con su esposa, ese encanto de mujer que es Cristina Zabala. Son los aitas de esa gran deportista que es Ana Rubio. Cristina me presentó a Iciar Pérez Irazusta, que es la actual directora del Hospital Comarcal del Bidasoa, además de a Pilar Saiz, jubilada del mismo centro. Con Iciar hablé un ratito de la celebración del XXV aniversario fundacional del Comarcal. Habrá que cubrir el evento como se merece.

Más médicos con José Luis Gamarra, que está hecho un 'dandy', y sus hijos Susana (residencia San Gabriel), José Luis y Juan Carlos. Amén del doctor Piera, jefe de Oncología del Hospital Aranzazu.

Y luego muchos amigos de José Luis como Xabier Txapartegi, Malen Rodríguez y Sandra Niessen, Javi San Juan, Enrique Noain, Juan Kastezubi, Emilio Visier, Luis Bravo y Ramón Donato. Y Koruko Aizarna, que acudió con su marido el sociólogo Javier Elzo, grandes melómanos.

El grupo del Rotary Club del Bidasoa acudió con su nuevo presidente José Mari Fuertes y su esposa Julia Martínez; el siempre sonriente Enrique Portu con Blanca Ubarrechena; y mi gran amigo Ramón Martínez.

Más amigos como Idoia Garitaonaindia, Nekane Atxutegi y Eduardo Uriarte, que mucho tienen que ver con Bizkaia; además de Agustín González, presidente de Foro Ciudadano Irunés.

Fue un acto entrañable el vivido este pasado viernes y al que también se quiso sumar el buen tiempo en un período de fechas nada favorables. Ya sé quién pudo mover los hilos desde ahí arriba... Lo cierto es que el momento puso de manifiesto el gran cariño que todos teníamos por José Luis, por su persona y por su obra.

Y va para tí, José Luis: la gente te quería mucho, pero ahora te quiere más.