«El acogimiento familiar no debe confundirse con la adopción»

Biteri acogió recientemente la proyección y posterior charla sobre el tema relativo a las familias de acogida

DV MANJARRES@TELEFONICA.NETHERNANI.
Goizargi Iglesias, trabajadora de Beroa. ::
                             MARÍA/
Goizargi Iglesias, trabajadora de Beroa. :: MARÍA

Todo niño tiene una familia y con ella debería vivir. Sin embargo, cuando hay problemas o una crisis concreta tan importante que afecta al bienestar y desarrollo del menor, la Diputación Foral de Gipuzkoa tiene la obligación de protegerlos, si es preciso, separándolos de sus padres. Es ahí donde puede comenzar a fraguarse el concepto del acogimiento familiar.

Los menores, que en un principio se derivan a centros de acogida, podrán tener la oportunidad de acabar en alguno de los hogares guipuzcoanos que hayan decidido sumarse a este iniciativa. En la coordinación, apoyo y soporte de estas familias acogedoras entra en escena la Asociación de Familias Acogedoras de Gipuzkoa que lleva trabajando desde 1999. Para hablar sobre el tema, bastante desconocido para la gran mayoría de vecinos, los hernaniarras tuvieron la oportunidad hace unas fechas de acudir a una charla que tuvo lugar en Biteri, donde Beroa proyectó el documental 'Gu ere harrera familia gara' y posteriormente se abrió un interesante debate donde se dieron explicaciones y se aclararon dudas. Allí estuvo una de las trabajadoras de la asociación, Goizargi Iglesias.

-Para que la gente lo sepa, ¿qué es el acogimiento familiar?

-Es un recurso de protección para aquellas personas menores de edad que no pueden convivir con su familia biológica por diferentes circunstancias. Queremos dejar claro que no es una adopción ni un paso para ella. La relación entre la persona menor de edad y sus padres biológicos se lleva a cabo mediante un régimen de visitas. En definitiva, se trata de una medida temporal, ya que se busca que el menor pueda regresar a su hogar una vez los padres superen sus dificultades, y en ese tiempo fuera de su entorno biológico hay contacto con sus familias.

-¿Qué ofrecen estas familias a los menores?

-Las familias acogedoras ofrecen un modelo de familia estructurado y normalizado a las personas menores de edad con figuras seguras de referencia. Les ofrecen estabilidad, apoyo y afecto. Ponemos a disposición de las personas menores de edad nuestra familia para crecer, educarse y vivir.

-Como asociación, ¿cuál es su labor?

-Desde Beroa ofrecemos a información, orientación y asesoramiento en los diferentes momentos del acogimiento, desde nuestra experiencia como familias acogedoras. Charlas informativas y formativas mediante la celebración de la Jornada de Convivencia y el Encuentro de Familias Acogedoras de Gipuzkoa. Programa de actividades de ocio y tiempo libre, y fines de semana dirigidas a las personas menores de edad así como a sus familias acogedoras. La gestión de Etxegorria, espacio en el que se realizan las visitas supervisadas entre los niños y adolescentes y su familia de origen.

-¿Qué buscan?

-Se pretende ayudar a las familias acogedoras y a las personas menores de edad acogidas en su proceso de acogimiento familiar. Facilitar, mediante la oferta de servicios y actividades de interés el acogimiento familiar. Organizar y colaborar con las campañas de difusión y sensibilización con el objetivo de animar a otras familias para que se planteen el acogimiento familiar.

-¿Cuál es el papel de la Diputación Foral de Gipuzkoa en todo esto?

-La Diputación garantiza, a la familia acogedora y a la persona menor de edad, una ayuda profesional permanente para la resolución de los conflictos que se presenten en los diferentes ámbitos de la vida del niño, incluidas las visitas con su familia. Este acompañamiento lo realiza un equipo de profesionales, de forma individualizada, con lo que cada familia y menor cuenta con un técnico de referencia. Las familias que se ofrecen para acoger lo hacen de manera voluntaria y solidaria, por lo que la Diputación ofrece una serie de ayudas para que el acogimiento no implique una carga excesiva para su economía. Esta cantidad se incrementa si se trata de niños con discapacidad o con necesidades especiales, que exijan una dedicación intensiva. Además, se cubren muchos gastos especiales derivados del ejercicio de la guarda. La Diputación cuenta, asimismo, con un seguro que cubre los posibles daños que pueda sufrir la persona menor de edad o los que ésta pueda causar a terceros, durante el tiempo que dure el acogimiento familiar.

-¿Cómo es el proceso para convertirse en familia de acogida?

-Toda persona interesada en el acogimiento debe manifestar su ofrecimiento al departamento de Política Social de la Diputación. Recibirá información básica sobre la mediada, se le orientará ante las cuestiones planteadas y se canalizará su petición. Aclarados sus interrogantes, es obligatorio asistir a una actividad formativa grupal sobre los aspectos jurídicos-administrativos y psico-educativos del acogimiento. Estas sesiones se imparten todos los meses. Si se desea seguir adelante, participará en un proceso de valoración individual, cuyo objetivo es determinar la adecuación de la persona o pareja solicitante para llevar a cabo el acogimiento. Para ello, se tendrán en cuentan factores personales, de pareja, familiares y sociales, así como sus actitudes ante el acogimiento. El proceso de valoración se realizará mediante entrevistas semiestructurales y la aplicación de pruebas psicotécnicas específicas. Incluye, además, una visita al domicilio familiar.

-¿Qué se valora?

-No se valora la capacidad de las familias para ejercer la parentalidad, sino su aptitud para ser familia acogedora. Por el propio bien del niño para quien otro fracaso familiar será difícil de asimilar, la Diputación debe tomar todas las precauciones. Finalizado este proceso, y si la familia ha sido considerada adecuada para el acogimiento, pasará a formar parte de un grupo de familias, a la espera de que haya una personas menor de edad que precise una familia con sus características. Durante el tiempo que se prolongue la espera, la familia participa voluntariamente en distintas acciones informativas y formativas, diseñadas, específicamente para acompañarla en esta etapa.

Fotos

Vídeos