Juanma Garate espera la resolución de la Justicia sobre su litigio con Belkin

El irundarra lleva sin competir todo el año 2014 al no haber llegado a un acuerdo sobre su contrato

I.A.IRUN.
Juanma Garate, en la pasada Vuelta a España. ::                             I.A./
Juanma Garate, en la pasada Vuelta a España. :: I.A.

En vísperas de la vuelta al País Vasco y sin haberse puesto todavía un dorsal en lo que va de año, Juanma Garate ha querido aclarar cómo está su situación con el equipo Belkin.

El irundarra señala que «en septiembre de 2013 Belkin hizo pública mi renovación de cara al 2014, la cual nunca llegó a completarse. El equipo dio por cerradas unas negociaciones en las que existieron por mi parte diversas desavenencias, especialmente en lo referente a los pagos, que como empleado de una empresa correspondería hacer a la seguridad social. La parte técnica del equipo se comprometió en varias ocasiones y por escrito a asumir dichos pagos».

Más adelante empezaron los problemas porque «el 21 de octubre recibí el contrato por primera vez. Después de comprobar que no se adaptaba al acuerdo pactado, pedí personalmente a la parte técnica del equipo que se corrigiera el error, a lo que accedieron sin ningún inconveniente».

A finales de noviembre se le entregó un nuevo contrato, esta vez incluso firmado por el manager del equipo. «Para mi asombro, seguían sin ser corregidas las condiciones pactadas. Ese mismo día les hice saber que el que hasta entonces consideraba un error estaba sin rectificar. Debido a la falta de tiempo nos citamos de nuevo para aclarar lo sucedido en diciembre. Quiero dejar claro en este punto, que dichas discrepancias no eran exclusivamente relativas al salario como han reflejado algunos medios».

El 14 de diciembre, Juanma Garate se reunió con el manager Richard Plugge con la intención de buscar una explicación a lo sucedido. «Reconoció que las condiciones serían como acordamos y ante esa afirmación insistí en que tenían que quedar reflejadas por escrito en el contrato, cosa que hasta el momento no había sucedido».

Ahora esta disputa «que insisto, no surgió por exclusivo desacuerdo en las condiciones salariales, se encuentra en un punto en el que será la aplicación de la legislación la que dictamine todas y cada una de las condiciones de mi futuro en el equipo Belkin».

Para Garate, «después de 14 años como ciclista profesional esta situación no es de mi agrado. Pero tengo una obligación moral de luchar por lo que personalmente considero son derechos fundamentales de cualquier trabajador».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos