Descienden las solicitudes para residencias y ayuda a domicilio

Bienestar Social prestó atención individualizada el año pasado a 660 personas mayores de 60 años que requerían distintos servicios

:: MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.
Memoria. Juan de Dios Sanz, José Antonio Santano y Maite Cruzado presentaron los datos. ::                             F. DE LA HERA/
Memoria. Juan de Dios Sanz, José Antonio Santano y Maite Cruzado presentaron los datos. :: F. DE LA HERA

El balance de atenciones realizadas por el departamento de Bienestar Social a las personas mayores durante el año 2013 registra un descenso de solicitudes para ingresos en centros residenciales y una caída del número de usuarios del servicio de ayuda a domicilio, que se atribuye a la crisis económica. Son algunos de los datos recogidos en la memoria de 2013 de este departamento municipal, que fue presentada ayer por el alcalde de Irun, José Antonio Santano, la delegada del área, Maite Cruzado y el jefe del departamento, Juan de Dios Sanz.

«Las políticas de atención a personas mayores tienen una importancia creciente, porque afectan cada vez a más ciudadanos. Para nosotros es muy importante que esas personas puedan estar en su entorno el mayor tiempo posible, por lo que debemos hacer políticas preventivas», dijo el alcalde, quien se refirió después a la reducción de las listas de espera para el ingreso en centros residenciales. «Están disminuyendo de manera drástica y eso también nos obliga a gestionar de otra manera», añadió. «Sabemos que hay mayores que quizá hace unos años hubieran estado en una residencia y hoy en día están con la familia, que es quien les atiende, por lo que tenemos que estar ahí para ayudar y echar una mano».

La delegada de Bienestar Social, Maite Cruzado y el jefe del área, Juan de Dios Sanz, facilitaron los datos más destacados de la memoria de 2013. A lo largo del año pasado, los profesionales de los servicios sociales de base realizaron un total de 1.491 atenciones, de las cuales 660 fueron a personas mayores. Las necesidades planteadas por estas personas eran de diversa índole, pero una parte de ellas se centró en prestaciones económicas. Concretamente, de las 448 Ayudas de Emergencia Social concedidas en total, 147 lo fueron para personas mayores de 60 años. Asimismo, de las 101 familias que solicitaron ayudas especiales, 23 correspondieron a personas mayores de 60 años.

Los servicios sociales atendieron, ademas, 38 casos de personas mayores en situación de desprotección, detectados por la Policía Local y la Ertzaintza. «En estos casos, pudimos intervenir, al igual que en otros trasladados por ciudadanos o comunidades de vecinos», señaló la delegada de Bienestar Social quien hizo un llamamiento a la ciudadanía «para que nos preocupemos por las situaciones de personas próximas a nosotros que puedan encontrarse en situación de desprotección y las hagamos llegar a los servicios sociales para que éstos puedan intervenir».

Ley de Dependencia

Maite Cruzado dio cuenta, también, de las prestaciones asociadas a la Ley de Dependencia. En 2013, el Ayuntamiento de Irun tramitó 771 solicitudes de valoración de dependencia, frente a las 708 del año anterior. En cuanto a las prestaciones económicas tramitadas asociadas a la dependencia, fueron un total de 217.

«El año pasado tuvimos 84 nuevas solicitudes para ingresos en centros residenciales, frente a las 122 recibidas en 2012. Este descenso, que es general en todo el territorio de Gipuzkoa, se ha producido igualmente en los centros de día (34 solicitudes el año pasado frente a las 42 registradas en 2012). Otro tanto ocurre con las plazas sociosanitarias, que han sido 11 en 2013, frente a las 21 del año anterior».

Entre el descenso de solicitudes y el incremento de plazas concertadas registrado en los últimos años con la apertura de la residencia Caser Betherram «en este momento nos encontramos con una lista de espera para entrar en centros residenciales en el municipio de 40 personas, frente a las 180 que tuvimos en los últimos años».

Juan de Dios Sanz facilitó los datos de la memoria de 2013 referidos al servicio de Ayuda a Domicilio, «que viene registrando, con carácter general, una caída en la demanda. Es un fenómeno general en todo nuestro entorno, que tiene que ver con la crisis económica y con las fórmulas de copago que se están extendiendo y que no están permitiendo, quizás, llegar a toda la población potencial que podría requerir este servicio, aunque puede tener que ver con otros aspectos como la forma de gestión», dijo el jefe del departamento. «En 2013, nos situamos en 210 personas usuarias de este servicio, frente a las 219 que había el año anterior»

El Ayuntamiento dispone, por otra parte, de un servicio de suministro de comidas a domicilio, «que ha sido muy bien valorado y que en los últimos años había tenido un incremento casi exponencial, pero que este último año ha quedado estabilizado en 106 personas, lo que denota también las consecuencias de la situación económica que vivimos».

Al igual que el alcalde y la delegada de Bienestar Social, Juan de Dios Sanz valoró muy especialmente la labor de las asociaciones que trabajan con y para las personas mayores. «Son uno de los pilares de nuestro trabajo y queremos seguir apoyándolas», dijo. Algunas de estas asociaciones están establecidas en centros sociales del Ayuntamiento, como son los de Luis Mariano e Iraso, a los que recientemente se ha incorporado el de San Miguel. A lo largo de 2013 se desarrollaron en el centro de Luis Mariano 2.809 actividades (informática, yoga, pintura, bailes de salón...), con una media mensual de 307 personas participantes. En Iraso se han realizado 779 horas, con una media de participación mensual de 195 personas.