Diputación y Bilgune Feminista muestran su desacuerdo con el III Plan de Igualdad

Acusan al Ayuntamiento de excluir del documento cualquier actuación a favor de la resolución del conflicto

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.
Diputación y Bilgune Feminista muestran su desacuerdo con el III Plan de Igualdad

Representantes del colectivo Irungo Bilgune Feminista, acompañadas por la directora de Igualdad de la Diputación Foral de Gipuzkoa, Laura Gómez y por técnicos de Igualdad de Euskadi, mostraron ayer su desacuerdo con el borrador del III Plan de Igualdad del Ayuntamiento de Irun, ya que, en su opinión, excluye cualquier actuación que contribuya a resolver el conflicto del Alarde y «a favor de unas fiestas en igualdad»

El documento, que se encuentra a la espera del informe (preceptivo, no vinculante) de Emakunde, se ha basado en un proceso participativo pilotado por la consultoría Elhuyar. «Sin embargo, y excluyendo a Elhuyar de cualquier sospecha, queremos denunciar graves irregularidades en el proceso de elaboración del documento», señalo Oihana Llorente, miembro de Irungo Bilgune Feminista.

«Elhuyar elaboró un plan con 14 programas. Pero este plan no llegó a manos de las agentes que participamos en las reuniones, ya que el Ayuntamiento, sin mencionar el cambio realizado, nos presentó un plan modificado políticamente, que contaba con 13 programas. Misteriosamente, el programa que contemplaba el trabajo a realizar en favor de las fiestas en igualdad había desaparecido».

Irungo Bilgune Feminista entiende que el proceder del Ayuntamiento «no ha sido limpio» y que, si no hay cambios, el III Plan de Igualdad «dejará de ser un plan técnico basado en la participación de las asociaciones de mujeres de la ciudad a un plan político sesgado por unos intereses determinados, por lo que no lo defenderemos».

Laura Gómez, por su parte, dijo que el Ayuntamiento de Irun «debilita, ridiculiza y banaliza» las políticas de igualdad «al elaborar un Plan que no avanza hacia un modelo de vida en común que destierre la discriminación y la violencia contra las mujeres» y que se niega «a intervenir en un conflicto duradero y doloroso que ha provocado una verdadera fractura social y cuya causa original es la negativa a respetar el derecho de igualdad en las fiestas».

Gómez pidió al Ayuntamiento de Irun, «que revise su decisión unilateral de eliminar del borrador las actuaciones que caminen hacia la resolución del conflicto desde políticas de igualdad. En la medida en que el Ayuntamiento apoya el no intervenir en el conflicto, en la tesis de que hay dos formas legítimas y sentidas de celebrar el Alarde», añadió, «le pedimos al alcalde que este año reciba al Alarde igualitario. De esa forma, su argumentario no entrará en grave contradicción».