El programa de prevención del aislamiento inicia una nueva edición

El área de Bienestar social contactará con personas mayores de 75 años y que residan solas en el municipio, para ofrecerles información sobre esta iniciativa

J. OCHOTECOIRUN.
El programa de prevención del aislamiento inicia una nueva edición

El área de Bienestar social ha organizado una nueva edición del programa de prevención del aislamiento, dirigido a personas mayores residentes en Irun. La delegada del área, Maite Cruzado, presentó la iniciativa acompañada del director de Bienestar social, Juan de Dios Sanz; la técnico Rosa Valle y la psicóloga Mercedes Acera.

Este programa se lleva a cabo «desde el año 2009. Es una de las líneas de trabajo con el colectivo de la tercera edad», concretó Maite Cruzado. Los destinatarios de la iniciativa son las personas mayores de 75 años que viven solas en el municipio. «Nos parece muy importante la detección de casos en los que estas personas puedan encontrarse solas, sin un apoyo social o un respaldo familiar. Tratamos de prevenir situaciones de aislamiento, y que los destinatarios de este programa tengan información sobre todos los recursos que tenemos a nivel institucional y social», afirmó Maite Cruzado.

En las próximas semanas «nos vamos a poner en contacto nuevamente con aquellas personas que cumplieron 75 años el año pasado o que viven solas desde entonces, para darles a conocer este programa de prevención del aislamiento», señaló la delegada de Bienestar social. En ese primer contacto, que se realiza de forma telefónica, «se les ofrece información en torno a los recursos de los que disponemos las instituciones» y que puedan resultar de interés para este colectivo: «teleasistencia, comidas a domicilio, el servicio de ayuda a domicilio, centros de día y residencias...» En total, en las próximas semanas desde el área de Bienestar social se contactará con en torno a 300 personas.

Mercedes Acera, psicóloga que coordina el programa, explicó que cuando una persona muestra interés por este servicio «les visito en su domicilio, debidamente identificada para que no haya ningún malentendido. Las personas mayores están dispuestas a escuchar y a querer saber qué les ofrece Irun para mejorar su vida. En general, la acogida suele ser muy buena», afirmó la psicóloga. Si se detecta que la persona en cuestión puede encontrarse en riesgo de aislamiento, «se le ofrece participar en un taller para mejorar sus habilidades cognitivas y sociales. El objetivo es relacionarse con los demás, salir de casa y hacer cosas diferentes...», señaló Mercedes Acera.

Uno de los valores de este programa, según destacó Juan de Dios Sanz, es que «si se detecta alguna situación que requiera de una intervención urgente, se comunica al área de Bienestar social para que despleguemos los recursos que tenemos para situaciones de este tipo». De este modo, «podemos intervenir en el caso de personas que estén viviendo situaciones especialmente difíciles», explicó el director de Bienestar social.

En Iraso y Leka enea

El año pasado, desde el programa de prevención del aislamiento se contactó con 323 personas. El 19% de ellas, alrededor de 60, mostraron interés en saber más sobre la iniciativa y recibir más información. Los recursos más solicitados por estas personas fueron la teleasistencia, las comidas a domicilio y el servicio de ayuda a domicilio.

Respecto al taller específico para quienes efectivamente se hallen en una situación de riesgo de aislamiento, en el mismo participan actualmente un total de 36 personas. El taller se imparte tanto en el Centro Social Iraso como en los apartamentos de Leka enea, bajo el título 'Fomento de las habilidades cognitivas y sociales'.