El Ayuntamiento recibió ayer a Aveline, la novia del joven asesinado el pasado día 2

Ella y los amigos del fallecido, Napoleón Zangmeni, están reclamando justicia y que se encarcele al asesino

:: IÑIGO MORONDOIRUN.

El joven camerunés Napoleón Zangmeni murió en la madrugada del sábado al domingo del fin de semana de Carnaval, 1 y 2 de marzo, víctima de dos cuchilladas. Las investigaciones policiales, a cargo de la Ertzaintza, continúan abiertas. Mientras tanto, los amigos de Napoleón, incluida entre ellos su novia Aveline Nfono, residente en Irun desde hace varios meses, han protagonizado diversas manifestaciones reclamando justicia y que se encuentre y encarcele al asesino de su amigo.

También la asociación intercultural Adiskidetuak celebró el pasado jueves una concentración reclamando justicia y haciendo suyas las reclamaciones de los amigos del joven. Fue precisamente en esta convocatoria en la que el Ayuntamiento tuvo conocimiento de que la novia de la víctima era irundarra. Hasta ese momento, los datos referidos a Napoleón lo describían como un joven de 24 años, de origen camerunés y con residencia en Madrid. La representante muncipal estableció entoces un primer con tacto con Eveline que ha derivado en un encuentro entre la joven y el alcalde, José Antonio Santano, que tuvo lugar ayer por la mañana en el Ayuntamiento de Irun.

Atención social

En el encuentro entre la pareja del joven asesinado y el alcalde participaron también responsables del área municipal de Bienestar social. La cita tenía como objetivo «ofrecerle ayuda médica y psicológica», confirmaron ayer fuentes consistoriales.

Se trata de una medida habitual que el Ayuntamiento irundarra adopta ante casos como éste, incluso ante accidentes o problemas varios de otro tipo. «La ciudad tiene una serie de recursos para ayudar a víctimas y familiares, especialmente a través de los servicios de Bienestar Social. Queremos que las personas que los puedan necesitar puedan acceder a ellos». Poner a disposición de Eveline esa información fue sólo uno de los puntos del encuentro, aunque desde el Ayuntamiento explicaban que no pueden hacer público el contenido de la conversación por respeto a la propia ciudadana.