Se inaugurará mañana la exposición sobre el franquismo en el Gurea

26 paneles recogerán fotos y testimonios de los villabonatarras que vivieron la dictadura y sus consecuencias

IMANOL ARRATIBELAMASA-VILLABONA.
Representantes municipales y del colectivo Aritza con el cartel./
Representantes municipales y del colectivo Aritza con el cartel.

La muestra 'El franquismo, un acercamiento al pasado para construir el futuro' se inaugurará mañana, viernes, a las siete de la tarde, en la sala de exposiciones del Gurea. El acto contará con la presencia del alcalde de la villa Galder Azkue; el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano; y la directora foral de Derechos Humanos, Marina Bidasoa, quienes arroparán y darán la bienvenida a los familiares allí presentes. La exposición permanecerá abierta hasta el día 29 (de lunes a viernes, de 17 a 20 horas y los sábados, de 11 a 13 horas). La dirección de la muestra correrá a cargo de Esti Amenabarro, de Aritza Elkartea y Nora Urbizu, concejal de Cultura.

Se trata de una exposición que, mediante 26 paneles, hablará de las vivencias de los amasa-villabonatarras durante la guerra civil y los cuarenta años que duró el franquismo. La muestra es un acercamiento a ese pasado más o menos reciente, realizado gracias a la labor de documentación realizada por la asociación Aritza Elkartea. En la exposición, además de los citados paneles, se podrá ver objetos aportados por familiares de diversos protagonistas de esta dolorosa época. La musetra quiere ser, asimismo, un homenaje a las víctimas de unos hechos que no deberían repetirse jamás y continúa con la labor iniciada por Aritza Kultur Elkarte, que publicó el libro 'Frankismoaren aztarnak arakatzen', en el año 2012.

Recuperar la verdad

El alcalde Galder Azkue señala la importancia de «entender el pasado para ser capaces de construir el futuro. La memoria histórica no es un debate de los entendidos, sino la mejor manera de asegurar que a las siguientes generaciones les llega el testimonio de la verdad y la resistencia».

La muestra recoge que en Amasa-Villabona murieron 28 personas a causa del franquismo y hubo otras muchas víctimas de diferente índole. Recuerda cómo el 13 de agosto del 1936, un avión italiano lanzó una bomba en Donostia y mató a cuatro niños de Villabona. Los muertos y fusilados, vecinos de Villabona, fueron Joxe Adarraga, Francisco Antonio Aranzábal, Joxe Joakin Arin, Joxe Arratibel, Antonio Arregi, Axintxio Arretexe, Daniel Arrillaga, José Maria Arrospide, Claudio Aurelio Barredo, Zipriano Cardenal, Maximino Erostarbe, Juan Etxenike, José Inaxio Etxezarreta, Agustin Garmendia, Joxe Garmendia, Cruz Iribarren, Adrian Quintana, Lukas Lasa, Joxe Mujika, Gregorio Perea, Luis Ruiz, Valeriano Saizar, Joxe Benito Santamaría, Aniceto Pedro Santamaría, José Urdiroz, Eulalia Zuriarrain, Manuela Zuriarrain y Adolfo Lozano.

Represión a las mujeres,

Los organizadores de la muestra subaryan que, sobre todo, las mujeres de Amasa-Villabona fueron víctimas de una violencia atroz y especifica en el contexto de la guerra. «El régimen hizo todo lo posible para hacer callar y ensombrecer a la mujer, en vistas a loar y poner en relieve la todopoderosa masculinidad. Es significativo el hecho de que todos los que llevaron a cabo esas acusaciones fueran hombres y, en cambio, las personas que proponían para la defensa, mujer. Estas mujeres fueron denunciadas y obligadas a declarar en su contra».

Destacan los casos de Juanita Berakoetxea, Antonia Astiasaran, Petra Vidaurreta. «Les cortaron el pelo y les hicieron desfilar por las calles del pueblo. En esa constante vejación hacia la mujer, cabe mencionar las acciones como el corte de pelo y uso de aceite de ricino. Las mujeres eran detenidas para ser humilladas físicamente. Les daban aceite de ricino para provocarles diarreas mientras les hacían pasear por la calle Nueva, muchas veces, además amenizando el horrible espectáculo por la banda de música, entre risas e insultos de las autoridades y gentes en contra de los republicanos. Las mujeres de los franquistas también ayudaban en esas acciones aborrecibles. La mujer humillando a la mujer. Fue una familia referencia del franquismo de la época, la que decidió acabar con el corte de pelo de las mujeres».