El Plan General de Irun será pionero en contemplar la perspectiva de género

Condicionará los futuros desarrollos con aspectos como la ubicación de bancos y luminarias o el diseño de portales cuyo interior sea visible desde el exterior

IÑIGO MORONDOIRUN.
El Plan General de Irun será pionero en contemplar la perspectiva de género

El Pleno de la Corporación votará el jueves próximo, en sesión extraordinaria a partir de las cinco de la tarde, la aprobación provisional del Plan General de Ordenación Urbana, documento que define el futuro desarrollo de la ciudad. Integrado en él, como un anexo cuyo contenido condiciona la redacción del propio Plan, se incorpora una inciativa pionera: la perspectiva de género. En realidad, este plan de acción, abarca más que la cuestión de género y quiere atender también las necesidades concretas de niños, mayores, discapacitados y dependientes.

«En definitiva», decía el delegado de Planeamiento, Miguel Ángel Páez, «se trata de, mediante el urbanismo, crear una ciudad sensible a las tareas de cuidado, a la seguridad de las personas, a las situaciones de dependecia». Páez se refirió a que «esta iniciativa pionera, que no hemos encontrado en ninguna otra ciudad, quiere pasar de los criterios que se manejaban hasta ahora en el planeamiento (orden lineal sobre plano, economía...) a los que atienden las necesidades de las personas: mujeres, niños, mayores, discapacitados, ciudadanos con rentas bajas...»

Concretarlo en las calles

El documento se encuentra elaborado y añadido al Plan General, «condicionando además la redacción del mismo», explicaba Naiara Zabala, arquitecta municipal de Planeamiento. Añadió que será «de obligado cumplimiento», tanto en las actuaciones públicas como en los desarrollos privados. Su implementación «no encarecerá las promociones, ni complicará los desarrollos, lo que hará será obligarles a tener en cuenta criterios que hasta ahora no se tenían». «Queremos», añadía Páez, «que lo que hemos puesto en el papel se traslade a las calles».

Entre el delegado y la técnico pusieron algunos ejemplos de lo que significará esta perspectiva de género en la práctica. «Se recoge como criterio que las paradas de autobús tengan cerca parques y zonas de estancia, atendiendo al perfil de usuario del transporte público», también que los portales de nuevos edificios «sean amplios, para comodidad de carritos de bebé y sillas de ruedas» y que tengan «cerramientos acristalados, para hacerlos más seguros porque el interior se verá desde fuera». Los balcones de hasta cinco metros «no se considerarán aprovechamiento y los de más, solo en un 50%», para impulsar estos elementos que «estaban reduciéndose» y se establecerán criterios más exigentes en cuanto a iluminación en las calles y distancias mínimas entre bancos públicos para propiciar el descanso.