ONA acepta una multa por exportar maquinaria a Irán

DVSAN SEBASTIÁN.

La empresa vizcaína ONA ha llegado a un acuerdo con el Ministerio Fiscal y con la Abogacía del Estado para poner punto final al procedimiento que se le abrió en 2012 por la exportación de máquinas cuyo destino final era Irán, lo que violaba el embargo decretado por la ONU. El pacto supone que ONA pagará una multa, cuya cuantía no se ha desvelado, pero que en cualquier caso no pone en riesgo la viabilidad de la empresa, según informó la compañía de Durango.

Frente a la gravedad de las acusaciones iniciales lanzadas en 2012 por el Gobierno central contra ONA, cuyos responsables de la supuesta trama se enfrentaban a penas de prisión, la firma defiende que se trataba de una venta de máquinas de electroerosión para el sector del gas, que la empresa lleva vendiendo desde 2005 en diferentes mercados y sectores industriales de Europa, Asia y América.

El acuerdo de conformidad supone el reconocimiento por parte de ONA, que tiene una reconocida trayectoria de 60 años en la máquina-herramienta, de que las referidas exportaciones se realizaron sin contar con la preceptiva autorización administrativa y se acepta la imposición de una sanción económica.