El Herri Antzokia, reconocido como edificio paradigmático de la arquitectura moderna

DVORDIZIA.
Adur Ezenarro, Igor Eguren, Belén Maiza y Juan Martín García. ::                             MARIN/
Adur Ezenarro, Igor Eguren, Belén Maiza y Juan Martín García. :: MARIN

La Fundación internacional Docomomo y el Colegio de Arquitectos Vasco Navarro (Coavn) han decidido este año reconocer al Herri Antzokia, de Ordizia, como edificio 'paradigmático' de la arquitectura moderna del siglo XX, reconocimiento plasmado en la entrega y colocación de la consiguiente placa acreditativa. Acto que tuvo lugar en la localidad goierritarra a última hora de la tarde de ayer, en el que Juan Martín García y Estanislao Fernández, en representación de la delegación guipuzcoana del Colegio de Arquitectos, que pertenece a la Fundación, hicieron entrega al alcalde de la localidad, Igor Eguren del correspondiente distintivo.

La Fundación internacional Docomomo (Documentation and Conservation of buildings, sites and neighbourhoods of the Modern Movement) surge en 1990, con el objetivo de documentar y conservar la arquitectura y el urbanismo del Movimiento Moderno labor que Docomomo Ibérico con sede en Barcelona coordina desde 1994 en España y Portugal. Un empeño por definir y documentar las piezas más relevantes de ese patrimonio, cara a llamar la atención sobre su protección y conservación, que le ha llevado a documentar cerca de 1.200 obras en la península Ibérica, agrupadas en tres bloques: industria, vivienda y equipamientos. Una distinción y catalogación, que en Gipuzkoa han recibido el edificio del Náutico, la plaza de la Trinidad, el edificio de viviendas 'La Equitativa', y el frontón de Cementos Rezola (Añorga), de Donostia, la basílica de Arantzazu, así como el pabellón andoaindarra Laborde Hermanos.

El Herri Antzokia de Ordizia representa la primera obra que edificó el arquitecto ordiziarra, Domingo Unanue (1901-1985), levantada en 1928 y bautizada en su origen como Teatro Cine Echezarreta, equipamiento cultural hoy de titularidad municipal que constituye una obra maestra del entonces emergente movimiento moderno de la arquitectura.

Domingo Unanue Saez de Asteasu nace en Ordizia el 4 de agosto de 1901 y muere en la Residencia San José de la localidad el 4 de octubre de 1985. Cursó sus estudios de arquitectura en Madrid, siendo su profesor Pedro Muguruza. Fue elegido para acudir a la Exposición Internacional de París por el trabajo presentado en el proyecto de quinto curso. La exposición acogió a todos los movimientos de vanguardia y a ella acudieron los arquitectos más renombrados de la época.

En 1926 consiguió el título de arquitecto y realizó prácticas con Modesto López Otero y Pedro Muguruza Otaño. Al volver a Gipuzkoa empezó a trabajar con el arquitecto donostiarra Domingo Agirrebengoa Usabiaga.

Precisamente, el arquitecto ordiziarra, Adur Ezenarro se adjudicaba a comienzos de este año la segunda beca de investigación que concede la Fundación Víctor Mendizabal, entidad que le daba su visto bueno a la propuesta presentada por Ezenarro, centrada en la catalogación, examen y valoración de la extensa obra, poco conocida, de Domingo Unanue.

Tras la colocación de la placa acreditativa, el propio Adur Ezenarro ofreció una charla en el mismo Herri Antzokia, en la que esbozó los primeros detalles que está aportando su trabajo investigador. «El Herri Antzokia -destacaba- supone uno de los primeros testimonios, no sólo en Gipuzkoa y en Euskadi, sino a nivel estatal, del racionalismo. El emergente movimiento moderno de la arquitectura en aquellos años 20 de la pasada centuria, que da la espalda a la ornamentación y juega con nuevos materiales y opciones como las que representa, por ejemplo el hormigón armado, etcétera, corriente o nueva tendencia para el que el edificio obedece a la función que va a desempeñar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos