Incómodos y desacertados

La escuadra donostiarra cae en un partido duro y trabado donde nunca estuvo a gusto. Los de Sito Alonso pagaron su falta de acierto en el tramo final y sufrieron con los pívots rivales

RAÚL MELEROSAN SEBASTIÁN.
Incómodos y desacertados

Gipuzkoa Basket volvió a caer en un final apretado. Esta vez los tiros libres también fueron protagonistas. No para sentenciar, como hace una semana. Pero sí para apretar el luminoso en los instantes definitivos de partido.

En esta ocasión fue Charles Ramsdell quien no estuvo atinado desde la línea del 4,60. Restaban once segundos para terminar, GBC perdía por cuatro (61-65) y el jugador nacido en Oklahoma erró sus dos lanzamientos libres. Ahí se fue el partido de forma ya inevitable. Corbacho sentenció desde la línea y Doblas con una canasta cerró el marcador en el 63-67 final. A falta de tres décimas Moncho Fernández solicitó un tiempo muerto que no gustó nada al público de Illunbe, pero al que el entrenador gallego y el propio Sito Alonso se encargaron de quitar hierro a través del micrófono de la sala de prensa.

El equipo guipuzcoano no fue capaz de anotar con fluidez en lo últimos seis minutos de partido. Por ahí se pudo escapar el choque. Sólo una bandeja de Raúl Neto, que encendió a Illunbe con dos abajo y menos de un minuto por jugarse (61-63), y la intrascendente de Doblas a tres décimas del final. La anterior canasta en juego que anotó GBC fue un triple de Salgado que supuso el 57-54 en el marcador.

Es complicado analizar cuándo la defensa gana al ataque, o cuándo las situaciones ofensivas no han sido buenas y por ello se fallan los tiros. Quizá ayer se pueden meter ambos ingredientes en la coctelera de la que sale la derrota final. Y es que en más de diez posesiones, Gipuzkoa Basket sólo anotó dos tiros libres de Doblas y la citada acción de Neto. En ese mismo tiempo, Obradoiro sumó trece puntos. Especialmente doloroso fue un triple que anotó Alberto Corbacho y que ponía por delante a Río Natura después todo el último cuarto por debajo en el marcador (59-61, min.37). También lo fue que en el siguiente ataque Salgado falló un triple solo.

Fallón en los minutos finales

Con menos de tres minutos por jugarse, Rio Natura entró en bonus tras una falta de Pumprla. Era una buena noticia para el cuadro donostiarra, ya que si no podía anotar con fluidez, las faltas podían ser una buena vía para sumar. Pero ni por esas. Varios fallos en una y otra canasta, hasta que el omnipresente Mario Delas, perfectamente defendido por Julen Olaizola durante muchos minutos, recibió cerca de 6,75, penetró y anotó una cómoda canasta que daba ventaja de cuatro a su equipo (59-63). Neto falló, pero en la siguiente defensa un robo magistral de Cortaberría a Corbacho proporcionó el contraataque que culminó el brasileño. El partido se estaba decidiendo en ese instante. Illunbe así lo entendió y los aficionados intentaron con sus gargantas complicar el ataque de los gallegos.

En la siguiente acción, Muscala se jugó una media vuelta, falló el tiro y Robinson solo pudo tocar el balón sin poderlo atrapar. Éste cayó en las manos de Xanthopoulos, que recibió una falta para obligar al cuadro santiagués a ir a la línea. El griego anotó ambos tiros y dio un más cuatro a su equipo (61-65). Distancia que fue definitiva.

Los primeros veinte minutos de partido fueron muy igualados. Sirva como ejemplo que en el primer cuarto ningún equipo tuvo más de dos puntos de ventaja. Posteos de Doblas, un triple y un mate de Ramsdell tras una gran jugada colectiva, junto a acciones esporádicas de Neto fueron lo mejor de GBC.

La dupla Muscala-Delas empezó a hacer daño al cuadro guipuzcoano. El estadounidense y el croata hicieron la mitad de los puntos visitantes, a los que hay que sumar los ocho de Rafa Luz. El conjunto de Moncho Fernández trató de fugarse en el marcador con un parcial 0-10 (24-31, min.17), pero fue contestado con una reacción donostiarra. Salgado, con un triple a una mano cuando acababa la posesión, se erigió en el líder de la remontada.

Label guipuzcoano

Tras la reanudación, GBC siguió teniendo problemas en el cinco para cinco. Sólo tres canastas en los seis primeros minutos de tercer cuarto. El juego alegre con transiciones rápidas que busca el cuadro donostiarra no se veía por el parqué de Illunbe, y el juego en estático no beneficiaba en nada a GBC. Un canastón de Neto por encima de Muscala, y dos contraataques, el primero de Cortaberría y el segundo de Robinson -era la primera canasta en juego del alero estadounidense- , fueron los únicos focos de producción ofensiva para Gipuzkoa Basket. El de Seattle tuvo siempre a un pegajoso Pavel Purmpla sobre él. El checo trató de maniatarle en cada acción. Obradoiro seguía a lo suyo y entre Purmpla, Delas y Muscala pusieron a su equipo con una renta peligrosa (40-49; min. 26).

Fue entonces cuando Sito Alonso se giró y miró a Julen Olaizola y Mikel Motos. Los donostiarras salieron al parqué y el dibujó cambió. El poste se emparejó con Delas. No volvió a anotar. Y el escolta se pegó a Corbacho para tratar de que ni recibiera el balón. Ambos lo consiguieron. Es más, Motos levantó al público con una penetración por el centro que culminó con la mano izquierda. Después llegaron siete puntos más; una media vuelta de Robinson, que empezaba a calentarse, y cinco puntos de Salgado, incluido un triple. Resultado: empate a 49 con diez minutos por jugarse.

No pudo empezar mejor el último acto con un triple de Robinson, pero primero Pumprla con canasta y adicional, y después un triple de Xanthopoulos hicieron que Rio Natura Monbus se enganchara al partido. Posteriormente llegó esa travesía en el desierto para GBC, con dos canastas en juego en seis minutos y la derrota final.