Peatonalización en tiempo récord

El cambio de cara de Usandizaga y Peña y Goñi será una realidad este mes

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.
Trabajos en el cruce de la calle Peña y Goñi con paseo Colón y Agirre Miramón, ayer a mediodía. ::                             A. VICENTE/
Trabajos en el cruce de la calle Peña y Goñi con paseo Colón y Agirre Miramón, ayer a mediodía. :: A. VICENTE

«No nos hemos enterado. Han peatonalizado en un abrir y cerrar de ojos». Son las palabras de una dependienta de comestibles de la calle Usandizaga. La peatonalización avanza a muy buen ritmo. Más rápido de lo que nadie hubiera imaginado. Los comerciantes temían que las obras pudieran afectar a la campaña de Navidad, pero basta asomarse a esta zona de Gros para comprobar que se está en la recta final. En poco más de una semana, la calle Peña y Goñi estará peatonalizada, Usandizaga habrá ganado espacio para el peatón y Ramón y Cajal será nueva zona 30. La colocación de la iluminación navideña cerrará el círculo. Gros habrá ganado una nueva zona para pasear. Campezo Construcciones prevé finalizar los trabajos antes del 2 de diciembre. El presupuesto es de 500.275,40 euros, sufragado por el consistorio y el Gobierno Vasco, dentro de un programa de ayudas de este departamento autonómico destinadas a incentivar «las estrategias zonales de cooperación, dinamización y competitividad comercial urbana».

Operarios de la empresa constructora trabajan a muy buen ritmo en el cruce de Peña y Goñi con el paseo Colón. El nuevo asfalto es el característico falso adoquín que presiden las zonas de tránsito de coches en las calles peatonales. Estos trabajos están provocando modificaciones en el tráfico.

El objetivo es activar el comercio de Gros aprovechando el tirón de los cubos del Kursaal, especialmente en los meses de invierno en los que el comercio sufre más. La ampliación de aceras y la colocación de nuevos árboles y mobiliario en calles hasta ahora invadidas por los vehículos pretende incitar a los viandantes de La Zurriola a adentrarse en el interior del barrio gracias a una vía peatonal que conduzca hacia el paseo Colón y la plaza Zuberoa -conocida popularmente como de Usandizaga-.

Así, Peña y Goñi pasará a ser peatonal y la calle Usandizaga, entre los números 10 y 20, ampliará sus aceras. En ésta se ha pasado ya de un estacionamiento para residentes en batería a otro en línea que permite ganar una acera más ancha en los pares. El aparcamiento de residentes no sufrirá porque la reducción de 18 plazas en Usandizaga se compensará con las 19 plazas que se crearán para estacionar por la noche en Peña y Goñi. Inevitablemente los cambios ralentizarán los tráficos y penalizarán la agilidad en la circulación. El cambio de imagen en Usandizaga se completará con la plantación de árboles. Por el momento los alcorques están pendientes de la plantación de los árboles. Las redes de distribución de agua, saneamiento y alumbrado han sido renovadas.

La peatonalización de Peña y Goñi viene a satisfacer los intereses de los comerciantes. En Peña y Goñi hay un hotel, un hostal, cuatro restaurantes y otros comercios (peluquerías, supermercado...) entre los que se incluye un concesionario de vehículos que podrá seguir manteniendo su actividad cuando la calle pase a ser peatonal. Los hosteleros podrán colocar terrazas en la calle si así lo desean.

Se podrá aparcar de noche

La futura regulación de esta calle incluirá la posibilidad de hacer carga y descarga hasta las 11 de la mañana. Hasta las ocho de la tarde solo podrán circular por la calle los residentes para entrar a sus garajes y los clientes del concesionario de coches existente. Por la noche los residentes podrán estacionar en uno de los lados de la nueva calle peatonal, al estilo de lo que ocurre en calles como Getaria. Será en los próximos días -quizás esta misma semana- cuando se actúe en el tramo que va desde La Zurriola a Usandizaga, con lo que se completará la tercera fase.

Como complemento a estas actuaciones se creará un sector de Zona 30 delimitado por las calles Zurriola, Ramón María Lilí, paseo Colón y Ramón y Cajal, en el que las bicicletas compartirán espacio con los vehículos a motor. Para completar el proyecto se realizarán dos actuaciones puntuales. Se rectificará una curva en la calle Miguel Imaz junto al paseo de peatones para mejorar su visibilidad, y se elevará la cota de acera en los dos pasos de peatones que hay en la calle Ramón y Cajal.

Los cambios no terminarán ahí porque la calle Ramón y Cajal pasará a ser zona 30, en la que los vehículos de motor no podrán superar una velocidad de 30 kilómetros por hora. Ramón y Cajal sufrirá por tanto la segunda modificación en apenas tres años porque en 2011 se eliminó una fila de aparcamiento para habilitar un nuevo bidegorri.

Fotos

Vídeos