El menú de la Vuelta al País Vasco ya está sobre la mesa

Con llegadas en Ordizia, Urdax, Vitoria, Arrate y Markina-Xemein, la ronda volverá a formar parte del World Tour

I. I.SAN SEBASTIÁN.
El menú de la Vuelta al País Vasco ya está sobre la mesa

La Vuelta al País Vasco 'descubrió' a Nairo Quintana el pasado mes de abril y ya ha puesto sobre la mesa su recorrido para 2014. La prueba volverá a formar parte del World Tour, la máxima categoría del ciclismo mundial, y ya tiene fijados todos los finales de etapa. A falta de medio año para su disputa, evidentemente no está perfilado el recorrido con todos los detalles, pero sí se conocen las líneas maestras de una prueba que volverá a reunir a lo más granado del pelotón internacional.

La carrera partirá el lunes 7 de abril de Ordizia y concluirá con una contrarreloj individual de 25 kilómetros en Markina-Xemein el sábado 12. Como viene siendo habitual en los últimos años, la cuarta etapa terminará en Arrate.

La primera jornada, en palabras del presidente de Organizaciones Ciclista Euskadi, será «como una clásica». Corta, de poco más de 150 kilómetros, incluirá diez o doce subidas que seleccionarán la carrera pero no deberían dejarla definida. La organización quiere mantener el esquema de años anteriores, en los que el ganador final no se decidió hasta el último día.

La segunda etapa llevará al pelotón hasta Urdax, en la muga del valle del Baztan con Iparralde. La Vuelta al País Vasco regresa a Navarra, después del paréntesis del año pasado. En 2012 la carrera sí tocó el norte de Navarra, con la recuperación de la histórica meta en Ibardin. La salida del día siguiente no será en Urdax, sino en Igantzi. Estará situada en el polígono industrial, ya que el casco urbano no puede acoger toda la infraestructura de la carrera.

Sprint en Vitoria

Otro final clásico de la Euskal Herriko Itzulia es el de Vitoria. La llegada a Gasteiz suele ser la única oportunidad para los hombres rápidos en esta ronda y en 2014 volverá a ser así. Esta vez acogerá la llegada de la tercera etapa.

Desde Vitoria, la carrera tomará camino hacia una de las metas que se han convertido en clásicas en la Vuelta al País Vasco de los últimos años, el Santuario de Arrate. A falta de la confirmación definitiva, lo normal es que la etapa pase dos veces por la montaña eibarresa, primero por Ixua y después por Usartza, ya camino a meta.

Con la clasificación general ya perfilada, la Vuelta acometerá el viernes la penúltima etapa, que esta vez tendrá como escenario tierras vizcaínas. Concretamente será Markina-Xemein el lugar donde se sitúe la meta de la última etapa en línea y la salida y llegada de la contrarreloj final, el sábado.

Crono de 25 kilómetros

La contrarreloj tendrá lugar en los alrededores de Markina-Xemein y no estará exenta de dureza. Es larga, de 25 kilómetros, con terreno para marcar diferencias. Esta distancia empieza a convertirse en habitual en el cierre de la Vuelta al País Vasco.

Este año, la contrarreloj final en Beasain ha tenido 24 kilómetros, por lo que se mantiene una distancia muy similar. Hace un año, la crono se celebró en Oñati sobre 18,9 kilómetros. En 2011 el escenario fue Zalla y la distancia también llegó hasta los 24 kilómetros, por los 22 de un año antes en Orio.

Las cartas están sobre la mesa. La Vuelta al país Vasco busca sustituto a Nairo Quintana.