La Vuelta al País Vasco arrancará con una clásica

La primera etapa tendrá salida y meta en Ordizia, con poco más de 150 kilómetros y más de diez puertos

IÑAKI IZQUIERDOSAN SEBASTIÁN.
La Vuelta al País Vasco arrancará con una clásica

Organizaciones Ciclistas Euskadi y el Ayuntamiento de Ordizia firmaron ayer el convenio para la celebración de la primera etapa de la Vuelta Ciclista al País Vasco 2014, con salida y meta en la localidad goierritarra el lunes 7 de abril del año próximo. El salón de plenos fue la sede para que el alcalde, Igor Eguren, y el presidente de Organizaciones Ciclista Euskadi, Jose Luis Arrieta, formalizaran el acuerdo.

Lo más destacado del recorrido de esta primera etapa es que será lo más parecido a una clásica de primavera, tipo Lieja Bastogne-Lieja, con una sucesión continua de subidas duras pero cortas, que podrían llegar incluso a doce. Con una distancia corta, 150 o 154 kilómetros, eso significa que habrá una dificultad montañosa cada 12 o 13 kilómetros.

La salida estará situada en Ordizia y dos puntos centrarán la atención de la carrera, los pasos por Liernia y por Larraitz. Aún faltan por perfilar detalles, pero se subiría en dos ocasiones a Liernia, probablemente desde Ormaiztegi para bajar por Mutiloa hacia Zerain.

La organización piensa introducir tres subidas a Larraitz, bien desde Amezketa o bien por Orendain. En todo caso, el descenso siempre sería hacia Zaldibia, en la última vuelta ya camino a meta.

El resto de subidas serían más tipo repecho que los puertos tradicionales del ciclismo guipuzcoano, aunque éstos también entran dentro del esquema de clásica que se quiere dar a la primera etapa. También se dará una vuelta por Lazkaomendi, pero el plato fuerte puede ser lo que el presidente de Organizaciones Ciclistas Euskadi denominó «un punto caliente». La organización de la ronda vasca se ha destacado en los últimos tiempos por encontrar subidas 'secretas' de gran dureza y atractivas para el público.

José Luis Arrieta adelantó que «la meta no se situará donde finaliza la Clásica de Ordizia, sino en la plaza Garagartza, donde está la Sociedad Chapel-Gorri. Además, los ciclistas no subirán a meta por la avenida, sino que lo harán por la estación del tren».

Además de Eguren y Arrieta, en el acto estuvieron presentes el concejal de Deportes Juan Mari Gereñu, la edil Judith Otegi, Enrique Erentxun (Organizaciones Ciclistas Euskadi), Iñaki Telleria (Ordiziako Txirrindulari Elkartea), Jose Luis Irastorza y Miguel Urteaga (Chapel-Gorri), Sergio Salamanca, de la asociación de cicloturistas Txindokipe de Ordizia, y el ciclista profesional Ion Izagirre.

Con el diseño de esta etapa, Organizaciones Ciclistas Euskadi pretende dotar a la Vuelta de un «recorrido vivo» en su primera etapa, según Arrieta. Tradicionalmente, la etapa inaugural de la ronda vasca nunca ha tenido un perfil excesivamente selectivo que pueda dejar la carrera demasiado definida a las primeras de cambio.

Finales confirmados

A día de hoy, ya están confirmados seis de los cinco finales de etapa, que son, además de Ordizia, Vitoria, Eibar y Markina-Xemein, que acogerá las etapas del viernes y del sábado, final de la Vuelta.

Organizaciones Ciclistas Euskadi mantiene abiertas conversaciones para la etapa que falta, para la que manejan tres alternativas. La solución es inminente. Los organizadores mantienen estos días reuniones para cerrar la última sede. Cuando se conozca definitivamente esa quinta localidad que acogerá una meta se podrá definir con detalle el recorrido de las estapas y el kilometraje.

La Vuelta al País Vasco volverá a formar parte del World Tour, la primera categoría del ciclismo internacional. La licencia World Tour que tienen tanto la Vuelta al País Vasco como la Clásica de Donostia es valedera para dos años más, incluido 2015.