El Papa, contra el 'fracking'

Francisco toma partido al exhibir una camiseta contra la explotación gasística con agua a presión y confirma que su próxima encíclica abordará la ecología

ÍÑIGO DOMÍNGUEZROMA.
El Papa sostiene la camiseta escoltado por Pino Solanas (derecha) y Juan Pablo Olsson. ::                             DV/
El Papa sostiene la camiseta escoltado por Pino Solanas (derecha) y Juan Pablo Olsson. :: DV

La foto del Papa que más circulaba ayer por los escaparates efímeros de Internet era el clásico notición de nuestro tiempo: sonreía con el futbolista argentino Carlitos Tévez y sostenía su camiseta de la Juventus. Pero había otra imagen, con otras camisetas, que se ha visto mucho menos y que era bastante más revolucionaria. En esta Francisco estaba serio mientras mostraba sendas prendas que decían: 'El agua vale más que el oro' y 'No al 'fracking''. Esta palabreja inglesa se usa para describir una técnica en auge de extracción de gas y petróleo mediante agua a presión con sustancias químicas.

Probablemente los ecologistas de todo el mundo brindaron con champán ante este inesperado e influyente aliado. Porque el 'fracking' es la última gran batalla verde: sus opositores sostienen que daña el medio ambiente, emplea enormes cantidades de agua y se ignoran sus efectos sobre la salud. Evidentemente sus defensores son las grandes compañías de petróleo. El Papa se acaba de colocar frente a ellas, pero sin sermones ni nada, con una camiseta.

Se trata de una sutil pero rompedora toma de posición de Bergoglio que sigue la línea más sorprendente y subversiva de un pontificado contracorriente. En su histórico viaje a Brasil en julio, en plenas protestas sociales contra el Gobierno por sus despilfarros, Francisco dio la razón a los jóvenes y les animó a defender sus ideas. «¡El mundo se pasó de rosca!», protestó él mismo. Salió de allí como el Papa de los 'indignados'.

El pontífice exhibió la camiseta contra el 'fracking' el lunes, en un encuentro con el intelectual y director de cine argentino, ahora senador, Pino Solanas. Ha realizado varios filmes sobre cuestiones ambientales y encabeza movilizaciones contra proyectos polémicos. Por ejemplo, un reciente acuerdo entre el Gobierno de Buenos Aires y la compañía Chevron. También estaban presentes otros activistas como Juan Pablo Olsson y el fiscal Antonio Gustavo Gómez.

Pero el Papa no se va a quedar en la camiseta. Ha ido trascendiendo, y lo ha vuelto a confirmar el propio Solanas, que Francisco dedicará buena parte de su próxima encíclica a la ecología. Es coherente con el santo que le ha inspirado el nombre, San Francisco de Asís: tras la dedicación a la pobreza ahora debe salir a la luz la otra mitad esencial de su figura, el amor por la naturaleza. El Papa ha creado ya un grupo de trabajo con expertos para preparar la redacción del texto.

Preocupado por el agua

«Francesco está interesado sobre todo en el tema del agua», ha explicado Solanas. «Me ha dicho que no sería raro que la próxima guerra sea por esta razón, y ha recordado, en este sentido, la desastrosa situación de África. Le he visto muy preocupado, porque siguiendo sólo la lógica del beneficio todo se derrumba». En el caso del 'fracking' esa lógica es en este momento una prioridad política de primer orden de Estados Unidos y otros países, que se están volcando en ello para reducir su dependencia energética.

¿Es cristiano el 'fracking'? Pues hace tres meses la Iglesia anglicana se mostró a favor y causó cierta polémica. Las malas lenguas hicieron notar que su actual primado, Justin Welby, arzobispo de Canterbury, trabajó durante once años en la industria petrolífera. Será difícil que se ponga la camiseta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos