El Gobierno Vasco ofrecerá pisos de alquiler a personas que ganan entre 25.000 y 50.000 euros

Quiere reorientar el programa de intermediación entre casero e inquilino hacia las familias con rentas medias

JAVIER MUÑOZSAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco baraja la posibilidad de dedicar específicamente a los hogares que ingresen desde 25.000 a 50.000 euros anuales los pisos vacíos y sin vender que movilice a través del programa ASAP, una alternativa que arrancó a mediados del pasado año -abierta entonces a las familias de ingresos más bajos- y que ofrece un seguro gratis de impago y de desperfectos a los caseros que alquilen sus viviendas por una renta regulada. Esa cantidad varía en función de las comarcas (el tope son 650 euros mensuales en San Sebastián y en los municipios más baratos asciende a 400).

A la conclusión de que ASAP necesitaba reorientarse ha llegado la viceconsejera de Vivienda, Covadonga Solaguren, tras comprobar que un número importante de potenciales inquilinos que son derivados a ese programa desde las listas de Etxebide (Servicio Vasco de Vivienda) «renuncia al piso que les ofrecen porque la cantidad que les piden se aleja de sus posibilidades». Esas renuncias han acrecentado el descontento entre la decena de agentes de la propiedad inmobiliaria que colaboran con el programa y que, a cambio de unos honorarios aplicados al arrendador (una mensualidad al principio y una pequeña suma cada mes), se encargan de captar el piso vacío, valorarlo, enseñarlo al inquilino en nombre del Gobierno Vasco y tramitar el alquiler.

«Los colaboradores se desaniman porque los plazos para cerrar cada operación se alargan, ya que los candidatos que envía Etxebide muchas veces no responden al perfil de la vivienda», explica José Ramón Gorostiza, presidente del colegio de agentes de la propiedad de Bizkaia. A su modo de ver, tal y como funciona ahora, y con los trámites que lleva consigo, el programa de intermediación resulta poco interesante para sus colegas, incluso aunque el mercado esté bajo mínimos. Sólo están colaborando agentes de Gipuzkoa y algunos lo han dejado. No obstante, Gorostiza no oculta la disposición de los agentes de la propiedad vascos para buscar acuerdos con el Ejecutivo autónomo (sociedades públicas como Sestao Berri ya lo han hecho).

Los problemas que plantea la burocracia de Etxebide para casar oferta y demanda han conseguido, a la postre, que la alternativa de ASAP para captar pisos desocupados -a los que ahora puede acceder cualquier hogar que ingrese desde 3.000 euros en adelante- se 'haya atascado' en la cota de doscientos inmuebles movilizados. Y sin embargo el objetivo es llegar a unos 2.000, con un coste para el Gobierno Vasco de unos 600.000 euros. Esa suma relativamente baja corresponde a la póliza contratada con una entidad aseguradora, con la se trata de solventar un problema que disuade a muchos propietarios de sacar sus pisos al mercado: conseguir por su cuenta un seguro que les libre de quebraderos de cabeza.

Potencialidad real

Covadonga Solaguren ha apuntado a este periódico que una de las posibles soluciones para relanzar el alicaído ASAP y descubrir su potencialidad real es 'cribar' los candidatos que remite el Servicio Vasco de Vivienda y concentrarse en las familias que ganen desde 25.000 euros (cifra aproximada) hasta 39.000, que es el tope para acceder a las viviendas de protección oficial (VPO) en propiedad; e incluso hasta unos 50.000 euros, el máximo admitido para acceder a los pisos tasados, también en propiedad.

ASAP podría resultar útil para usuarios de Etxebide de un perfil económico medio, en una época de inseguridad alimentada por la reforma laboral, en la que los bancos conceden hipotecas con muchos requisitos y en la que el alquiler libre continúa siendo elevado en Euskadi (más de 850 euros mensuales, según el Observatorio Vasco de Vivienda). En realidad, ASAP es un reflejo de cómo la crisis refuerza en las administraciones la idea de que, en el futuro, el arrendamiento asequible no será una opción exclusiva de las rentas bajas, sino de las rentas medias a las que tradicionalmente se orientaban las VPO que ahora tienen dificultades para encontrar comprador. Así ocurre en otros países de la UE, donde la clase media, con más cultura financiera, no concentra todo su ahorro en el inmueble.

Pero, mientras tanto, la demanda de alojamiento de las rentas bajas no deja de aumentar a causa de la recesión: entre los 46.000 vascos que han escogido en Etxebide la opción del arrendamiento, los ingresos medios anuales apenas rebasaban los 12.000 euros. Consciente de ello, la viceconsejería de Vivienda se plantea que los hogares que ganen de 25.000 euros para abajo continúen concentrándose en otro programa de movilización de inmuebles vacíos: Bizigune, una iniciativa que arrancó en 2003 y que gestiona actualmente algo más de 5.000 inmuebles en todo Euskadi, con un presupuesto anual de 19 millones de euros.

A diferencia de ASAP, en Bizigune el propietario cede su vivienda directamente al Gobierno Vasco por un periodo de cinco años, recibiendo de éste una renta mensual que, tras el último recorte, no puede superar los 450 euros. A continuación, Etxebide aloja en el piso a un inquilino de sus listas que, con la normativa vigente, no puede ingresar más de 21.100 euros anuales (esa cantidad podría aumentar), y que paga mensualmente un tercio de su sueldo. Cuando transcurren los cinco años, el propietario del inmueble puede recuperar el piso tal y como lo entregó.

Los alquileres de Bizigune son notablemente más bajos que los del programa ASAP. Según el Observatorio Vasco de Vivienda, la media de lo que abonaban los inquilinos ascendía a 303 euros al mes. Y los propietarios recibían por sus pisos una media de 597 euros, aunque eso se explica porque el año pasado el límite máximo todavía se elevaba a 650, cantidad que se ha rebajado ahora.

Pero Bizigune no es la única alternativa con rentas más baratas que las del programa de intermediación. Los alquileres de las 11.000 viviendas sociales gestionadas por el Gobierno Vasco en Euskadi también tienen una mensualidad inferior (284 euros). ¿Cuántos pisos más saldrán en el futuro a ese precio?