La mayoría de los jóvenes iruneses no alcanza el mínimo de actividad física requerido por la OMS

El Ayuntamiento impulsa el programa Ikas-Sasoi para fomentar el ejercicio en la población de 12 a 16 años. Osakidetza, centros de Secundaria, clubes deportivos y gimnasios de la ciudad colaboran en la iniciativa

MARÍA JOSÉ ATIENZA , DIARIOVASCO.COM
La mayoría de los jóvenes iruneses no alcanza el mínimo de actividad física requerido por la OMS

La segunda edición del programa Ikas-Sasoi, que persigue fomentar la actividad física y evitar las conductas sedentarias entre los escolares que cursan la ESO en Irun, se ha puesto en marcha. La iniciativa ha sido impulsada por el Ayuntamiento, pero en ella colaboran Osakidetza, los centros de Educación Secundaria de la ciudad, varios clubes deportivos y gimnasios y empresas de servicios relacionados con el deporte.

El programa fue presentado en el Ayuntamiento de Irun por el delegado de Deportes, Pedro Alegre, el concejal de Educación y Juventud, Fernando San Martín, la subdirectora de Salud Pública y Adicciones, Maribel Larrañaga, la directora de Enfermería de OSI Bidasoa (Osakidetza), Miren Lasa y los técnicos Iñaki y Pedro Iturrioz.

«Ikas-Sasoi es un programa transversal cuyo objetivo es fomentar la actividad física y evitar las conductas de tipo sedentario», dijo Pedro Alegre. «Está demostrado que la actividad física ayuda, además, a tener un mejor estado emocional, lo que repercute en una vida más saludable. Por ello, con la ayuda de los centros de enseñanza, los centros de salud, los clubes deportivos y otros agentes de la ciudad, pondremos todo de nuestra parte para dar a los jóvenes todas las facilidades posibles para que hagan deporte».

Fernando San Martín subrayó que Ikas-Sasoi «tiene una vertiente pedagógica muy importante. Queremos transmitir la importancia de adquirir hábitos saludables desde la juventud, como un activo más a la hora del desarrollo personal. En ese sentido, trabajar codo con codo con los centros, nos proporciona el marco ideal para transmitir a los y las adolescentes el sentido de iniciativas como ésta».

Iñaki y Pedro Iturrioz informaron sobre el proceso de elaboración del programa, sobre los resultados de una encuesta realizada entre 1.800 jóvenes iruneses de 12 a 16 años y sobre la batería de medidas que se van a llevar a cabo con el propósito de facilitar a los jóvenes la práctica deportiva.

«En la elaboración del programa han participado chicos y chicas de todos los centros de Secundaria de Irun», explicó Iñaki Iturrioz. «Entre los meses de marzo y abril se generaron las bases del programa, hicimos un diagnóstico y, en base a la información obtenida, hemos trabajado una serie de propuestas de intervención, que se empezarán a ejecutar a partir del mes de octubre.

Pedro Iturrioz facilitó los datos de la encuesta realizada a alumnos de 12 a 16 años de los centros iruneses. «No es casualidad que hayamos elegido este grupo de edad, porque es cuando se crean los hábitos que van a perdurar en el futuro», dijo.

En los resultados de la encuesta, destaca la diferencia existente entre las respuestas de chicos y chicas. «Primero preguntamos por la autopercepción de la salud, que es buena o muy buena en todos los encuestados, pero hay un sesgo a favor de los chicos. Después preguntamos por la percepción de la imagen corporal. Ahí los chicos están satisfechos o muy satisfechos, mientras que las chicas están más insatisfechas y ese es un incentivador que hemos utilizado para favorecer en ellas la actividad física. También hemos preguntado por la autopercepción de la habilidad físico-deportiva y ahí también hay un sesgo a favor de los chicos».

Se les ha preguntado, igualmente, por el tiempo que dedican a la actividad física. En esta pregunta «hemos puesto dos puntos de corte», añadió Pedro Iturrioz. «El primero es media hora de lunes a viernes y ahí salen pocos sedentarios. Pero en el segundo corte, que es una hora de actividad física diaria, que corresponde a las recomendaciones de la OMS, el resultado cambia completamente. La mayoría no llega al mínimo requerido».

En la pregunta sobre el tiempo que pasan delante de una pantalla, «más de la mitad (50% en chicos y 58% en chicas) dicen dedicar más de dos horas diarias en días de labor». Esta respuesta se eleva a un 77% y 78% los días festivos.

Batería de medidas

Con los datos recabados, el programa Ikas-Sasoi plantea una batería de 23 medidas que se pondrán en marcha a corto plazo. Iñaki Iturrioz enumeró algunas de ellas: «recoger toda la oferta que existe en la ciudad dirigida al colectivo de chicos y chicas de estas edades; reducir la edad para que puedan entrar en los gimnasios de los polideportivos; facilitar material deportivo en los recreos; aconsejar más exhaustivamente sobre la actividad física, en los centros de salud; instalar aparcamientos para bicicletas en los centros escolares; facilitar material deportivo en los recreos y crear un foro para que los centros puedan poner en común las iniciativas».

Maribel Larrañaga argumentó el apoyo de la subdirección de Salud Pública a Ikas-Sasoi en dos razones fundamentales: «porque la iniciativa promueve la salud y por el colectivo al que va dirigida. Es sabido que las conductas que se adquieren en la edad temprana perduran en la edad adulta. Hay mucho trabajo que hacer con los jóvenes, tanto en el ámbito de la actividad física como en la alimentación, o en otras conductas... Muchas veces las conductas se encadenan. Los chavales y chavalas que hacen actividad física, normalmente se alimentan mejor, fuman menos o no fuman, etc. Por eso es importante que incidamos en estos programas».