El plazo para la inspección técnica de edificios de más de 50 años se amplía hasta 2018

El Gobierno Vasco adaptará a fin de año el decreto autonómico a la nueva legislación estatal. Vivienda estudia ofrecer ayudas directas para contratar la ITE, incluso en los casos en los que no esté asociada a una rehabilitación

JUANMA VELASCO JMVELASCO@DIARIOVASCO.COMSAN SEBASTIÁN.

Apenas se han cumplido nueve meses de la entrada en vigor del decreto vasco sobre la obligatoriedad de la inspección técnica de edificios y ya está en marcha su modificación. Antes de fin de año, el plazo que hasta ahora se contemplaba en la normativa vasca para llevar a cabo la ITE a los edificios de más de 50 años -en algunos casos acababa el 31 de diciembre de este año- se amplía hasta el 2018. Los cambios no terminan ahí. El informe final será más completo, ya que se acompañará de una ficha de accesibilidad y de la certificación energética de todo el edificio. Junto a estas novedades, el Gobierno Vasco estudia ofrecer a partir de 2014 ayudas directas para contratar la ejecución de una ITE, cuando hasta ahora solo se ofrecen en los casos en los que está asociado a una rehabilitación del edificio.

Los propietarios de edificios de viviendas de más de 50 años -la mitad de los que existen en Gipuzkoa- tendrán en breve mayor margen para, previo pago de alrededor de mil euros, contratar los servicios de un arquitecto o un arquitecto técnico que les realice una ITE del inmueble, es decir, un chequeo al estado de salud del edificio para, en su caso, acometer una rehabilitación o reforma.

En concreto, el Gobierno Vasco va a modificar antes de fin de año el decreto vasco sobre la obligatoriedad de las ITE en Euskadi, que entró en vigor el 15 de diciembre del año pasado. Lo hará a través de una orden autonómica, con el objeto de trasladar a la normativa vasca las novedades que incluye la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, aprobada en el Congreso.

Dicha norma, entre otros aspectos, implanta la figura del Informe de Evaluación del Edificio (IEE), un documento que va más allá de la propia ITE hasta ahora existente. No obstante, según señalaron fuentes del Gobierno Vasco, en Euskadi se mantendrá la nomenclatura de ITE aunque se integren las novedades que incluye el citado informe de evaluación.

Las modificaciones más relevantes comienzan por los plazos. El decreto vasco en vigor señalaba que los edificios de más de 50 años tenían de plazo hasta el 31 de diciembre de 2015 (a partir de entonces, los que cumpliesen el medio siglo tenían un año para realizarlo). Se ofrecía un calendario progresivo por el que los propietarios de inmuebles de viviendas anteriores a 1900 tenían que tener listo para el 31 de diciembre de este mismo año la ITE. Ante este calendario, asociaciones vecinales de barrios con parque de viviendas antiguo consultados por DV se lamentaban del poco margen de tiempo que la normativa dejaba y de la «falta de información» recibida por parte de las instituciones.

Nuevo calendario

Los plazos que hasta ahora estaban vigentes van a pasar a ser papel mojado. Antes de fin de año, la fecha límite para que los edificios que a 27 de junio de 2013 -fecha en la que se publicó la ley estatal- tuvieran más de 50 años tengan lista la ITE pasará a ser de cinco años, es decir, hasta el 27 de junio de 2018. Con lo cual, todos los propietarios de edificio de viviendas de más de 50 años tendrán que encargar una ITE antes de junio de 2018, esta vez sin calendario progresivo.

Según explica Iñigo Basáñez, director de Vivienda del Departamento de Empleo y Políticas Sociales, en el Gobierno Vasco están «de acuerdo con esta ampliación del plazo», porque reconocen que «iba a ser difícil que se cumpliera el calendario marcado en el decreto vasco». No obstante, aseguran que se trata de que el propietario «tenga tiempo para entender y asumir la obligación, porque todo el mundo debe conocer el estado de la edificación en la que vive de cara a la previsión del mantenimiento».

Para los edificios que vayan cumpliendo de aquí a 2018 los 50 años, se creará un calendario progresivo, que será, en todo caso, «superior a un año, aunque menor de cinco años». A partir de 2018, los inmuebles que cumplan los 50 años tendrán un plazo de un año para realizar la ITE.

Certificado energético

Además de los plazos, las ITEs en Euskadi incorporarán nuevos contenidos. Según explica el director de Vivienda, hasta ahora la ITE constaba de un «análisis e informe sobre las condiciones generales del edificio, en cuanto a cimentación, fachadas, cubiertas, seguridad estructural, infraestructuras de abastecimiento de agua... Además tenía un informe sobre accesibilidad y otro sobre eficiencia energética del edificio, e incluía la obligatoriedad de poner en marcha un plan de mantenimiento del edificio».

A partir de fin de año se añadirán a la ITE contenidos que incorpora el nuevo informe de evaluación de la normativa estatal. En concreto, se completará «con unas fichas sobre accesibilidad -se utilizarán las mismas que en todo el Estado-, que amplían la información en este campo», y con «el certificado de eficiencia energética, con lo que todos los edificios de más de 50 años se verán obligados a obtener el certificado de eficiencia energética del edificio al realizar la ITE».

En este punto, el director de Vivienda recalca que se trata del certificado de eficiencia energética «del edificio, diferente al de la vivienda» que es obligatorio desde este año para todos los pisos que se ponen a la venta o en alquiler.

Asimismo, asegura que las ITEs realizadas hasta ahora serán «válidas» aunque no dispongan de los nuevos contenidos que se exigirán a partir de fin de año. «Hasta dentro de diez años -plazo en el que tiene validez el documento- no la tendrá que volver a hacer», añade.

Papel de los ayuntamientos

En la actualidad, el Gobierno Vasco subvenciona la realización de la ITE con hasta mil euros, que a su vez lo exige como requisito para la concesión de ayudas a la rehabilitación en materia de eficiencia energética. De cara al año que viene, el Gobierno Vasco estudia, si el presupuesto lo permite, ofrecer ayudas directas para realizar ITEs aunque no vayan asociadas a ningún proyecto de rehabilitación. «El objetivo es que las comunidades de vecinos se inicien en el procedimiento de inspección», asegura.

Los cambios que se introducirán en las ITEs vascas no varían el papel de los ayuntamientos. Aunque se trata de una normativa aprobada por el Gobierno Vasco, el control de su cumplimiento recae en manos de los ayuntamientos, como así se recoge en la Ley vasca de Suelo.

Hasta ahora, la actuación de los ayuntamientos ha sido muy dispar con respecto a las ITEs. «Voy a proponer que se haga una campaña de divulgación entre ayuntamientos y colegios profesionales. Hay ayuntamientos que ya se han encargado de convocar a las comunidades de vecinos para ir informándoles de en qué consisten la ITE, como Bergara, Tolosa y Getxo, aunque hay otros que no han hecho nada», confiesa el director de Vivienda.

La normativa señala que, una vez realizada la inspección, el propietario debe entregar el informe en el Ayuntamiento, que se ocupará del control de que se cumple la normativa. En último caso, si la comunidad de vecinos no lleva a cabo la inspección, el Ayuntamiento podrá «actuar de forma subsidiaria y ejercer su competencia de inspección, llevando acabo la ITE a costa» de los propietarios.

El Gobierno Vasco ultima el registro en el que los ayuntamientos tienen que introducir las ITES.