Recordar la quema desde la pluralidad

El eje central del hito de este mes del Bicentenario es la destrucción de San Sebastián. Los actos, programados en colaboración con asociaciones y colectivos, se celebrarán los días 30 y 31

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.
Recordar la quema desde la pluralidad

A lo largo de todo 2013 se han celebrado una serie de actos, -un hito por mes-, para conmemorar el doscientos aniversario del saqueo, quema y reconstrucción de Donostia. Uno de los platos fuertes está al caer porque el próximo día 31 es la fecha exacta en la que se cumplen los dos siglos del incendio. Tanto para ese día como para el anterior se ha preparado un intenso programa, el noveno hito, bajo el lema de 'San Sebastián, marcada por el fuego'.

Los organizadores de toda la agenda del Bicentenario han puesto especial atención en las propuestas realizadas por asociaciones y colectivos donostiarras y los próximos eventos son un reflejo de esa voluntad. La presentación del programa dio fe de ello. Ayer en la plaza Zuloaga se reunieron representantes de los grupos que han tomado parte en su elaboración.

El alcalde donostiarra, Juan Karlos Izagirre, recordó que «el 31 de agosto de 1813 quemaron, destruyeron, aniquilaron Donostia y asesinaron, violaron y robaron a los y las donostiarras. En este Bicentenario de aquellos hechos queremos recordar lo que sucedió y darlo a conocer a las nuevas generaciones. Este año también conmemoramos, cómo no, esa decisión que se tomó días después de reconstruir la ciudad».

Izagirre explicó que «el noveno hito del año está relacionado con la masacre y matanza de ese día. Quiero agradecer la participación de tantas personas, entidades, instituciones... que han querido aportar en esta conmemoración. En especial agradecer los que año tras año traen el recuerdo de lo aquí sucedido hace dos siglos».

Por último, avanzó que «el 31 de agosto será un día único e intenso. Desde la mañana hasta la noche se sucederán un acto tras otro, con un especial recuerdo a las víctimas», sin olvidar el tradicional encendido de velas. «Todo esto será posible por la aportación de tanta y tanta gente, que nos ha permitido construir un proyecto colectivo como lo hicieron los donostiarras de hace doscientos años. Es a ese espíritu al que me quiero referir una vez más. La ciudad, ahora como entonces, la tenemos que seguir creando, construyendo entre todos, desde la diversidad y la pluralidad».

La presidenta de la comisión no permanente del Bicentenario, Miren Azkarate, también hizo hincapié en que «todo los actos se deben a la iniciativa ciudadana, asociaciones, grupos particulares... es uno de los grandes activos de este Bicentenario». También destacó que «uno de los objetivos es que esta celebración dejase algo para el futuro y creo que lo hemos conseguido». Como ejemplo puso la obra que estrenará el Orfeón Donostiarra el día 30 en la Basílica de Santa María. Se trata de un himno compuesto para esta ocasión con el título 'Suak pizturik dirau', con música de Tomás Aragües y letra de Beñat Gaztelumendi. La entrada será libre hasta completar el aforo.

La edil del PNV recordó que «en la declaración institucional que firmamos todos los partidos se recoge que hay que recordar y dar a conocer lo sucedido. En ello están desde un punto de vista académico y universitario en los Cursos de Verano a lo largo de esta semana y de la que viene. Es una forma de invitar a la gente que siga conociendo lo que sucedió».

La sociedad Kainoieta es una de las impulsoras de la concentración de tamborradas en la que participarán cuarenta compañías el día 31 que saldrán en diferentes columnas para juntarse en la terraza de Alderdi Eder donde interpretarán diversas piezas. Esta reunión simboliza el acercamiento de las tropas que, avisadas por las campanas, se presentan para atacar la ciudad.

Iurgi Molinuevo, en representación de la veterana sociedad, comentó que ha sido la organizadora del desfile conmemorativo que se celebrará ese mismo día por la tarde entre la plaza de Zuloaga y el kiosko del Boulevard. Serán 21 las compañías que tomen parte.

Después de recorrer la calle 31 de agosto y la Basílica Santa María, los tambores saldrán hacia Portaletas y la calle Mari, mientras que los barriles tomarán las calles Virgen del Coro y Mari. Unos estarán fuera de la ciudad amurallada y otros dentro, en una simulación del ataque y la defensa de la ciudad. Después, junto a la Puerta de Tierra en el Boulevard habrá una ofrenda floral, para a continuación partir hacia la Bretxa para recrear la toma de la ciudad con la explosión del Polvorín. Por último en la plaza Zuloaga se recreará la lucha con la música de la obra de Beethoven 'La victoria de Wellington', entre otras piezas. Participarán Eskola Euskal Dantza Taldea, antorcheros, txalaparta y habrá una proyección sobre el Museo San Telmo.

Homenaje

Ion Otxoa, de la Asociación Conmemoración 31 de agosto, explicó que uno de los momentos más importantes, como viene siendo tradicional, será el encendido de velas. Para esta ocasión se han repartido 5.000. En el pórtico de San Vicente se interpretará la 'Primitiva marcha-zor-tziko de San Sebastián'. También se realizará un homenaje a Amaia Bontigui, durante muchos años impulsora de esta tradición del apagado de las luces.

Concluido el particular desfile, el programa se trasladará a la Plaza de la Constitución donde Donostia Sutan ha organizado la representación de 'Bezperak, eguna biharamona'. La obra será narrada por el actor Ramón Agirre y los bertsolaris Uxue Alberdi, y Beñat y Unai Gaztelumendi, que simbolizarán Urgull, Santa Clara, Ulía e Igeldo. Contarán con la participación de casi un centenar de personas dirigidas por Eneko Olasagasti. Previamente, la asociación, que centra su trabajo en la recuperación de la memoria, ha editado un periódico con 10.000 ejemplares en castellano y euskera. Habrá una lectura pública de algunos fragmentos el próximo domingo en el Boulevard.

La música tiene un gran protagonismo en el programa del noveno hito. La Orquesta Sinfónica de Euskadi ofrecerá un concierto en la plaza de la Constitución el día 30, al tiempo que recibirá la Medalla de Oro de la ciudad. Por su parte, la Quincena Musical se ha sumado con distintos conciertos a lo largo de todo el mes que concluyen con el que realizarán la Orquesta Sinfónica de Euskadi y el Orfeón Donostiarra el día 31.

Las compañías de baile Kresala y Verdini han unido esfuerzos y el sábado 30 estrenarán el espectáculo 'Hala ere' junto a la escultura 'Construcción vacía' de Jorge Oteiza. El montaje cuenta con 34 bailarines y 2 clowns. Faustino Aranzabal comentó que «es una obra que contrapone la tragedia de la destrucción contra la barbarie y la banalidad. Está protagonizada en su mayoría por mujeres porque fueron las víctimas más invisibles».