Solvente debut de Iñigo

El defensa realista entró en el minuto 67 y se acopló a la perfección en el sistema de Del Bosque

JAVIER BRAGADO , DIARIOVASCO.COM
Solvente debut de Iñigo

Más de veinte horas de vuelo ofrecieron a Vicente del Bosque una victoria (0-2) y el debut de tres nuevos futbolistas, Tello, Koke e Iñigo Martínez de la Real Sociedad. El de Ondarroa entró en el terreno de juego en el minuto 67 en sustitución de Sergio Ramos y durante el tiempo que estuvo en el campo conformó la pareja de centrales con Albiol. Iñigo Martínez se acopló a la perfección al juego de la selección y se le vio solvente a la hora de sacar el balón jugado desde atrás. Las jugadas de ataque de los ecuatorianos también las desbarató sin mayores problemas.

Del resto, apenas la satisfacción de mantener el estilo ante un rival sin mordiente y el tanto de un Negredo que reivindicó la presencia de un delantero centro en el once titular de España. En contra de los habituales comienzos perezosos, la selección española inició el duelo con energía y concentración. El toque en corto y la movilidad, santo y seña de este equipo, se desarrollaron en el césped de Guayaquil sin demasiada oposición y con Andrés Iniesta como eje del juego español. Así se fabricó la primera oportunidad para que en difícil posición Silva rematara al poste desde la banda derecha. El aviso no incitó a los anfitriones, que sufrieron durante toda la tarde ecuatoriana el rutinario dominio de los españoles a través de la posesión del balón.

Los goles a favor tardaron en llegar porque no finiquitaron sus jugadas en condiciones favorables para el disparo o porque de nuevo el palo impidió un tanto a disparo desde el borde del área de Iniesta. Finalmente fue Negredo quien ejerció la función que debe hacer dudar si Del Bosque debe emplear un delantero centro clásico o apostar por el llamado falso 9. El nuevo ariete del Manchester City acabó con un taconazo una acción muy insistente de Cazorla que se topó con Banguera en la portería. El acierto de Negredo sirvió para confirmar la superioridad de la selección en el partido y para acabar una racha de dos partidos consecutivos sin anotar.

La segunda parte modificó las sensaciones porque Iniesta se quedó en el banquillo y Javi Martínez pasó a mandar en el centro del campo junto a los inquietos Cazorla y Thiago, aunque solo el asturiano logró salirse del guion de un duelo demasiado lineal como para llamar la atención. Ni siquiera el animoso público ecuatoriano pudo disfrutar deljuego de su equipo. Con mucha prudencia y escasa capacidad de sorpresa los hombres de la Tri se repartieron pases en distancias cortas por órdenes de Reinaldo Rueda, se aplicaron con vigor en defensa y se atascaron a la hora de aparecer en las inmediaciones del área rival.

Fotos

Vídeos