Las viviendas en alquiler o en venta necesitan un certificado energético

Las viviendas se clasifican de la A a la G de mayor a menor consumo energético

Desde la oficina de Consumo de la Mancomunidad Urola Garaia recuerdan que «desde el día 1 de junio, es exigible tanto en la venta como en el alquiler de una vivienda, disponer del Certificado Energético de la Vivienda. Las viviendas se clasifican de la A a la G de mayor a menor consumo energético (aislamiento térmico, eficacia del sistema de calefacción, agua caliente, etcétera)».

«El promotor o el propietario de una vivienda será el responsable de encargar la realización de la certificación de eficiencia energética».

«La certificación la realizará un técnico competente (arquitecto, aparejador, ingeniero, etcétera) que será elegido libremente por el propietario. Se recomienda contrastar varios presupuestos», explican desde la oficina de Consumo.

La validez máxima de la certificación energética será «de diez años», añaden.