Los jóvenes ven «intromisión en la vida privada» en la ordenanza de locales

Consideran que en relación con otros pueblos se aplican normas «restrictivas»

ALBERTO ECHALUCE , DIARIOVASCO.COM
Los jóvenes ven «intromisión en la vida privada» en la ordenanza de locales

Los jóvenes que cuentan con locales de ocio consideran que la nueva ordenanza de locales, «pese a las modificaciones introducidas, supone una intromisión en la vida privada de las personas y en relación a otros municipios, contiene excesivas restricciones».

El Ayuntamiento presentó, a finales de febrero, un borrador de ordenanza para regular el uso de los locales de ocio. Con este documento, se pretendía obtener como resultado una norma en la que estuviesen representados de manera equilibrada los intereses y derechos de todos los implicados. Todo ello, fue sometido a la consideración tanto de los propios jóvenes como de sus progenitores, los vecinos y las propietarias y propietarios de los locales. A tal fin, el Ayuntamiento abrió un plazo para la presentación de sugerencias y propuestas de mejora al texto.

Con este proceso de participación se pretendía además que la ordenanza contribuyese al buen funcionamiento de los locales juveniles de Eibar y de instrumento para encauzar e intentar dar solución a las diferentes situaciones y cuestiones que no consigan el acuerdo de todas las partes implicadas.

Las propuestas de mejora al borrador, que se puso a consulta para realizar sugerencias tanto en la web del Ayuntamiento como en Pegora, el Departamento de Urbanismo y el Gazteleku, giraron en torno a tres temas: horario de cierre de los locales, almacenamiento de bebidas alcohólicas y distancias entre locales.

Pese a las modificaciones, entre los jóvenes existe el sentir de que «las modificaciones finales han sido muy pequeñas. Sí se han modificado los horarios de fin de semana, pero si un usuario quiere estar en su local, entre semana, más allá de las 22.00 horas, queda prohibido por norma. Además, son locales privados. Esto sería como si a un vecino cualquiera se le obligase a apagar el televisor a partir de las 22.00 horas», expresó David Millán, uno de los jóvenes que ha intervenido en la realización de esta normativa.

No obstante, tras revisar todas las sugerencias presentadas, la Comisión de Urbanismo acordó una serie de modificaciones al borrador, que han sido comunicadas a sus autores. Entre los cambios introducidos cabe destacar que, atendiendo a las peticiones realizadas por los jóvenes, se ha suprimido la limitación de horario los viernes, sábados y vísperas de fiestas.

En el caso de que existan denuncias comprobadas por vulneración de horarios, molestias por ruidos o incumplimiento de las normas de funcionamiento, se podrá establecer un horario específico para el local infractor.

Además, se ha eliminado la prohibición de almacenamiento de bebidas alcohólicas, pero se recuerda la prohibición de consumo, venta o suministro de bebidas alcohólicas a menores de edad. Y aunque se mantiene la prohibición de instalar cocinas, hornos, freidoras, planchas o cualquier otro electrodoméstico que necesite depuración o extracción de humos, se admite este tipo de aparatos si el local tiene un conducto exclusivo de evacuación de humos. En lo que se refiere a las distancias entre locales, se establece un plazo de un año para la legalización de los locales actualmente existentes. En este plazo no se aplicarán las medidas sobre distancias, que sólo se aplicarán a los nuevos locales que se quieran instalar una vez transcurrido este plazo de un año.