Sombras sobre Euskaltel-Euskadi

A cuatro días del inicio del Tour, el equipo no ha conseguido un patrocinador que le ayude económicamente

BENITO URRABURUSAN SEBASTIÁN.
Sombras sobre Euskaltel-Euskadi

Euskaltel-Euskadi tiene presentó el equipo con el que participará en el Tour de Francia, pero no ha encontrado una firma comercial, un sponsor, que haga más llevadero el presupuesto de un equipo que se encontró, hace ya varios meses, con que los números que habían realizado cuando decidieron sacar adelante el nuevo proyecto, alejado de la Fundación Euskadi, no le cuadraban.

No le cuadraban entonces y siguen sin hacerlo ahora puesto que el trabajo que han estado realizando, de forma intensa, para encontrar un copatrocinador se ha quedado en nada, al menos para 2013, con la temporada ya vencida y sin poder aprovechar el tirón del Tour.

¿Y 2014? De momento tampoco se sabe nada, salvo que algunos de los corredores que terminan contrato y otros que podrían ser susceptibles de ser fichados han visto cómo todo se encuentra parado, o lo que es lo mismo, Igor González de Galdeano, máximo responsable deportivo del proyecto, está atado de pies y manos y no dice nada.

Nada es que ni coge el teléfono, ni contesta mensajes, una actitud que sorprende en una persona que siempre ha tenido temple para soportar todo tipo de situaciones. A día de hoy lo único que se puede decir sin caer en el tremendismo es que una reunión que tenían todos los corredores del equipo, salvo los extranjeros, prevista para hoy martes por la mañana en Zamudio ha sido suspendida. También que de los 40 millones de euros previstos como inversión para los próximos cuatro años, que es el período de tiempo para el que tiene la licencia World Tour, el primer año lo va a cerrar con un déficit importante, que podría acercarse a los cuatro millones de euros.

Eso sí, cuando se presentó el equipo se habló de cuatro años asegurados, lo que transmite una cierta tranquilidad. La razón del desfase económico viene dada por la renuncia de las instituciones, Gobierno Vasco, Diputación de Vizcaya, Diputación de Gipuzkoa y Diputación de Álava para seguir aportando las cantidades que habían aportado en años anteriores. Una cifra que se situaba en los mejores tiempos cercana a los cuatro millones de euros y que en el momento del comienzo de la crisis se quedaba en torno a los tres millones y medio de euros.

Sin ese dinero, y a pesar de que Euskaltel no ha dejado de poner el nombre de Euskadi en sus maillots, a la empresa le tocará hacer frente a un presupuesto mucho más amplio del esperado, que podría no ser de diez millones de euros, pero sí de nueve, un desfase que no gusta en una firma que sufrió hace meses cambios en su accionariado.

Para paliar el costo de un equipo WorldTour, empresas como Orbea o Bioracer, entre otras, además de aportar el material también han contribuido económicamente, con un cantidad que se sitúa en una horquilla entre el millón y medio y los dos millones de euros.

Todo ello sin olvidar que estamos ya en junio y deben de pensar en el equipo del próximo año, en los dichosos puntos, que volverán a crearle problemas y le obligarán, si quiere seguir donde está, a fichar ciclistas con puntos y que además ganen carreras. Y ese tipo de corredor cuesta dinero, bastante dinero. A nivel deportivo, la temporada que lleva Euskaltel, sin ser mala, tampoco ha resultado excelente. Le queda por delante, eso sí, el Tour y la Vuelta a España, entre otras pruebas, que son un gran escaparate publicitario, pero lo que ahora preocupa es el futuro, que quedó garantizado en su momento, eso sí, en una situación económica y empresarial distinta, y ya se sabe que lo que era bueno hace cinco o seis meses, ahora puede verse con ojos muy distintos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos