Al frente del equipo

El Alarde público renueva capitanes en Lapitze, Bidasoa, Ama Xantalen y Artillería

MARÍA JOSÉ ATIENZAIRUN.
Capitanes. Julián Torres (Lapitze), Virginia Bercedo (Bidasoa), Junkal Mendizabal (Ama Xantalen y Julen Gateu (Artillería). ::                             F. DE LA HERA/
Capitanes. Julián Torres (Lapitze), Virginia Bercedo (Bidasoa), Junkal Mendizabal (Ama Xantalen y Julen Gateu (Artillería). :: F. DE LA HERA

Dirigen y representan a las compañías de Lapitze, Bidasoa y Ama Xantalen y a la Batería de Artillería. Son, respectivamente, Julián Torres, Virginia Bercedo, Junkal Mendizabal y Julen Gateu. Este año, 2013, debutan como capitanes en el décimosexto Alarde público.

Veteranía y juventud se dan la mano en este cuarteto, en el que la responsabilidad pesa tanto como la tranquilidad y la alegría de estar al frente de un equipo «que nos ayuda en todo momento».

Por respeto a las canas, Julián Torres, capitán de la compañía Lapi-tze, es el primero en expresar sus impresiones, de cara al próximo 30 de junio. «Para mí, este año va a ser distinto», dice. «Hasta ahora, había desfilado como soldado, antes en el Alarde tradicional y, desde que se inició el público, siempre en éste como redoble. Pero es necesario que alguien se haga cargo de las tareas de mando. Yo estaba dispuesto y me han elegido capitán. Es un orgullo y, sobre todo, una responsabilidad».

Para Julián Torres «todos los momentos» del Alarde «serán buenos, aunque creo que este año, el mejor momento será cuando todo se haya desarrollado felizmente y vea a la gente contenta».

A Junkal Mendizabal, capitana de la compañía Ama Xantalen, le costó «un poco más» aceptar el cargo. «Llevo saliendo doce años en Ama Xantalen, siempre de tambor. Al principio, cuando me propusieron ser capitana, no pensaba aceptar. Les decía que no una y otra vez. Pero insistieron, me convencieron y aquí estoy. Alguien tiene que tomar la responsabilidad y estoy animada».

La bejamina de este cuarteto, Virginia Bercedo, de 22 años y capitana de la compañía Bidasoa, lleva una 'carrera militar' meteórica. Empezó como txilibito y ha pasado por los grados de alférez y teniente, además de haber sido cantinera de la Banda de Música en el año 2009. «Este año, la cosa va más en serio», dice. «Hay nervios, pero no me asusta. Tengo un montón de ayudantes. He recibido ánimos por todas partes y estoy muy agradecida a la Junta del Alarde, a los mandos, a todos los compañeros capitanes... Me presentaron, hubo una votación y salí capitana. Esto fue el año pasado, así que he tenido un año entero para pensármelo y trabajar».

Capitanear a la Batería de Artillería no debe de ser tarea fácil. Es lo que va a hacer este año Julen Gateu. El nuevo capitán lleva siete años desfilando en esta unidad del Alarde público. «He salido dos años con la mula, cuatro de sargento acompañante y ahora de capitán», cuenta. «Este año la responsabilidad es mayor. Hay más nervios. Monto a caballo habitualmente, durante todo el año. Me divierte y me gusta. Pero el día del Alarde es otra cosa totalmente diferente. La historia cambia».

Julen Gateu espera, para el día 30, «que todo el mundo disfrute, cada cual desde su punto de vista» y Virginia Bercedo confía «en que haga buen tiempo». Junkal Mendizabal valora la «importante» evolución del Alarde público en estos 16 años y anima a hombres y mujeres «a participar, porque si prueban, más de uno seguirá», asegura.

Julián Torres expresa, por último, para el domingo, «el deseo de que todo transcurra felizmente y la idea última de que un día lleguemos a hacer un solo Alarde».