El grupo internacional Juliá se hace con la gestión del bus turístico y el tren txu txu

La adjudicación se produjo por mayoría con la abstención del PNV en el consejo de administración de San Sebastián Turismo

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.
El grupo Juliá ofrecerá a partir de ahora el servicio de autobús turístico y tren txu txu./
El grupo Juliá ofrecerá a partir de ahora el servicio de autobús turístico y tren txu txu.

El grupo internacional de transporte de viajeros Juliá se ha adjudicado la gestión del autobús turístico y el tren txu txu por un plazo de 8 años con posibilidad de una prórroga de dos años, dejando fuera a las dos empresas donostiarras que crearon estos servicios hace 13 y 23 años, respectivamente, y que empleaban a nueve personas.

Estos dos servicios finalizaron sus concesiones en 2012. El gobierno municipal transfirió la competencia sobre estos transportes a San Sebastián Turismo, que convocó en marzo sendos concursos públicos para su explotación. El poderoso grupo Juliá de transporte de pasajeros se presentó a la licitación, en una UTE con Alsa en el concurso del bus turístico, y con Juliá Travel S.A. y Víztor Turística S.L. para optar a gestionar el tren txu txu. Las dos empresas que han venido gestionado estos servicios -San Sebastian Tour y Txu Txu S.L.- se sienten «traicionadas» porque el gobierno municipal permite que el grupo Juliá tire los precios y se haga con el control a sabiendas de que la viabilidad económica de su propuesta es imposible. Estas compañías estudian la presentación de sendos recursos en los tribunales.

El grupo municipal del PNV tampoco ve claro el proceso «poco transparente» seguido para adjudicar estos servicios -la documentación se entregó a los consejeros el pasado lunes, el mismo día que el gobierno municipal pretendía adjudicar el contrato- ni la 'sui generis' valoración de algunos criterios del pliego de condiciones del concurso, según explicó el concejal Juanra Viles.

A la reunión de ayer de San Sebastián Turismo no acudieron los consejeros del PSE y PP. El consejero jeltzale se mantuvo en su postura crítica y finalmente se abstuvo en la votación, mientras que el resto de consejeros votó a favor de la adjudicación al grupo Juliá de estos dos servicios.