Los trabajadores de Onkologikoa temen que «se desmantele» el centro sanitario

Como cada martes, se concentraron ayer frente a las oficinas centrales de Kutxa, propietario de Onkologikoa

A. A.SAN SEBASTIÁN.
Los trabajadores de Onkologikoa temen que «se desmantele» el centro sanitario

Los trabajadores de Onkologikoa siguen sin estar tranquilos. Ni el compromiso del Departamento de Salud para derivar más pacientes y aumentar la actividad asistencial ni la promesa de Obra Social Kutxa de seguir apoyando financieramente a su buque insignia han despejado sus dudas sobre el futuro del centro sanitario. De hecho, creen que «Kutxa ha iniciado el proceso de desmantelamiento», a la vista de los últimos acontecimientos que han hecho cundir el temor: «el cierre de un control de enfermería de planta de hospitalización, el cierre de un quirófano, el despido de once trabajadores, el cierre por las tardes de un acelerador lineal, la infrautilización del equipo de la tecnología más avanzada en los tratamientos de cáncer (Tomoterapia) y la eliminación de la práctica totalidad de los contratos temporales», cita expresamente el comité de empresa. El descenso de pacientes (-13% de ingresos en 2012 y -9% de estancias hospitalarias) es otro de los motivos de preocupación.

Como cada martes, una representación de la plantilla volvió a concentrarse frente a las oficinas centrales de la entidad, en la calle Garibay de Donostia, para defender el futuro del centro y reclamar su plena integración con Osakidetza. También mantienen las concentraciones diarias, a las 7.45 y 14.50 horas, que iniciaron el 9 de abril.

La plantilla, de cerca de 300 trabajadores, reivindica el carácter público del centro, sustentado hasta la fecha en los conciertos económicos firmados con el Departamento de Sanidad -ahora llamado Salud-. Las cuentas del centro demuestran la dependencia económica con Osakidetza, que financió 24 de los 28,1 millones de facturación el año pasado, según se recoge en la memoria de actividades. Tanto Kutxa, propietario de Onkologikoa, como el Departamento que dirige Jon Darpón creen que las cosas tienen que seguir igual que hasta ahora, es decir, que se mantenga la gestión privada concertada de Onkologikoa con la garantía asistencial a través del concierto con Osakidetza.

Para avanzar en una mayor coordinación de equipos, un grupo de profesionales del Hospital Universitario Donostia y de Onkologikoa lleva trabajando desde el mes de octubre en una propuesta de «integración funcional», que no es lo mismo que la integración en el sector público que piden los trabajadores, apoyados por la mayoría del Parlamento Vasco que aprobó un texto a favor de la integración pública.

Contra los recortes. Los trabajadores del Hospital Universitario Donostia también se están movilizando, en su caso, «contra los recortes en Osakidetza». Desde hace una semana, han instalado una acampada en la entrada del centro sanitario como forma de protesta contra la «imposición» del decreto que supone un aumento de la jornada laboral a 1.614 anuales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos