«Eibar es una ciudad muy bien organizada y entrañable para mí»

Carlos Peña, nacido en Eibar, ha sido exalcalde de Baiona (Pontevedra) y ahora dirige un hotel y una bodega de riveiro

A.E.EIBAR.
El eibarrés Carlos Peña está afincado en Vigo y Santiago de Compostela. ::                             ALBERTO ECHALUCE/
El eibarrés Carlos Peña está afincado en Vigo y Santiago de Compostela. :: ALBERTO ECHALUCE

Carlos de la Peña (Eibar, 7 de enero de 1958) es otro de los muchos eibarreses que se ha abierto camino fuera de nuestro ciudad, haciendo incluso carrera política en Galicia y trabajando en diferentes frentes profesionales. Comenzó sus estudios en el Sagrado Corazón, de la calle Isasi, para después pasar a estudiar en La Salle.

Desde pronto supo que lo suyo era la gestión empresarial y por ello realizó estudios de Empresariales, primero en Oñati, en donde se diplomó y después se licenció en Santiago de Compostela. De padre vigués y madre eibarresa, su vida transcurre ahora entre Eibar- Vigo- Santiago de Compostela . Además, en estas dos últimas ciudades abrió sendos despachos de consultoría.

Gracias a sus contactos en el PSOE gallego y con un enorme «compromiso político», en el año 2003 se presentó como alcaldable para el Ayuntamiento de Bayona. «Ganamos las elecciones, con unos resultados históricos al contar con un número de concejales que nunca habíamos contado. Pasamos de 2 a 6», señala Carlos Peña. No obstante, una moción de censura, que elevaron grupos afines al PP acabaron con el sueño de la alcaldía de Bayona. Gobernó escaso año y medio con nacionalistas e independientes, pero la ruptura del pacto permitió que el PP recuperase el bastón de mando de la mano de Jesús Vázquez Almuiña.

Pese a ello, siguió trabajando en el ámbito público, como director general de Organización, Seguridad y Recursos Humanos de Adif, ente administrador de infraestructuras ferroviarias. Igualmente, desde bodegas hasta hoteles, pero también compaginando cargos como el de delegado en Galicia de la empresa pública Tragsa, entre el 2005-2010, u otros puestos en empresas, le han permitido buscar acomodo en el ámbito público y privado. «Con esto de la crisis ahora estoy más centrado en la gestión del hotel Pazo de Mendoza y visitando a los distribuidores, en Euskadi, de nuestros vinos Pazo Casanova. Hay que sacar las empresas adelante y estar muy encima de su gestión, en estos momentos difíciles», decía Carlos Peña. Ahora centra su actividad en el hotel, Pazo de Mendoza, que puso en marcha hace 14 años, y una bodega de vino ribeiro que le ha traído a Eibar más de una vez. Eso sí, mantiene un estrecho lazo con su cuadrilla, con la que se reúne habitualmente. «Me encanta cenar con ellos en las sociedades que hay en Eibar». Su visión de nuestra ciudad «es que Eibar está ahora como nunca. Bien cuidado, y muy bien organizado. La ciudad se ha transformado notablemente. Gracias a la gestión de las pasadas Corporaciones municipales, especialmente en las legislaturas de Iñaki Arriola y Miguel de los Toyos, se cuenta con unos servicios envidiables para cualquier ciudad. Creo que Eibar es un excelente ejemplo de buena utilización de los recursos públicos». Su única pena radica en la disminución que ha sufrido la ciudad de población. «Desde los 40.000 que había, cuando yo era chaval, a los 27.000 habitantes actuales ha descendido mucho la población, una cantidad muy elevada».

Fotos

Vídeos