La DGT insta al Congreso a que debata sobre el uso urbano del casco

Se creará una subcomisión para estudiar esta propuesta que Tráfico considera «incuestionable»

AGENCIASMADRID.
La DGT insta al Congreso a que debata sobre el uso urbano del casco

La Dirección General de Tráfico es consciente de la polémica y opiniones enfrentadas que ha suscitado su propuesta de obligar a los ciclistas a usar en casco en ciudad y, por eso, ayer invitó a los grupos parlamentarios a que lo debatan en una subcomisión antes de que se tome la decisión final. Los grupos recogieron el guante que la directora general de Tráfico, María Seguí, les lanzó en la comisión de Seguridad Vial del Congreso donde compareció para explicar las principales reformas del Reglamento de Circulación.

Unas propuestas que, según Seguí, fueron acogidas en un 95% por los portavoces que, sin embargo, expresaron en su mayoría su rechazo a la utilización obligatoria del casco para los ciclistas en las ciudades y se mostraron más partidarios de que se quede en una recomendación. Aunque la DGT no dio marcha atrás en su propuesta porque considera «incuestionable» que el uso de este elemento de seguridad será beneficioso, esperará el resultado del trabajo de esa subcomisión, que previsiblemente se creará el próximo 11 de junio.

Las asociaciones de ciclistas han salido en tromba contra la propuesta. En Gipuzkoa, la asociación de ciclistas urbanos Kalapie ha organizado protestas contra esta medida que, a su juicio, «ahuyenta a los ciclistas». «No hay más que echar un vistazo al resto de Europa, a países como Holanda, Bélgica, Dinamarca o Alemania, que nos llevan años en ciclismo urbano. Allí no es obligatorio el uso del casco y no entienden esta norma», argumenta su portavoz, Higinio Otazu. Algunos municipios, entre ellos Barcelona y Madrid, han aprobado mociones en contra de la medida, especialmente porque consideran que influirá en su sistema público de alquiler de bicicletas. Por contra, el Real Automóvil Club de España y el Comisariado Europeo del Automóvil se mostraron a favor de la medida ya que entienden que hay datos objetivos que avalan la efectividad de la medida a la hora de reducir la cifra de heridos en accidentes y «se ha convertido más en un tema político».

Pero antes de que se apruebe el reglamento, Seguí anunció la «inminentísima» presentación al Consejo de Ministros del anteproyecto de reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial que, entre otras cosas, prohibirá los detectores de radares y establecerá el test de saliva como único método para constatar los niveles de droga al volante.