El PP presenta casi 50 enmiendas para flexibilizar la ordenanza de terrazas

Propone que los bares de la Parte Vieja puedan tener mesas altas con taburete no solo en Mayor y 31 de Agosto sino en todas las calles con más de 5,2 metros de ancho

A. MUNGUÍASAN SEBASTIÁN.

El PP ha presentado medio centenar de enmiendas al borrador de ordenanza de terrazas del gobierno municipal, con el objetivo de flexibilizar una norma que «era claramente desfavorable para el sector hostelero y que iba a tener un efecto muy negativo sobre la oferta turística de nuestra ciudad», según indicó el portavoz, Ramón Gómez.

El grupo municipal popular consideró que la ordenanza redactada por el gobierno municipal es «muy restrictiva» con un sector como la hostelería que es «esencial para la economía de la ciudad» ya que supone el 7% del PIB del municipio. Gómez opinó que es positivo que haya una ordenanza que regule los derechos de los hosteleros y los de los vecinos, pero juzgó «excesivo» una norma que vaya a impedir cenar en el Puerto a partir de las 10 de la noche. «¿Se imagina alguien irse de vacaciones a una ciudad costera y no poder salir a cenar a su puerto pesquero?», se preguntó.

Uno de los caballos de batalla de este grupo municipal es la ocupación del suelo de los soportales, restringido en el borrador de Bildu. «Nuestra enmienda amplía hasta un 60% la ocupación de los soportales. Hay que mantener el paso libre y hay que resguardar el derecho de los vecinos al descanso, pero no es lógico que se impida colocar terrazas en los soportales».

Otra de sus apuestas es permitir la colocación de mesas altas con taburete junto a la fachada de los bares de la Parte Vieja, no solo en calle Mayor y 31 de Agosto como recoge el proyecto de ordenanza, sino en todas las calles de más de 5,2 metros de anchura, «que son muchas». El PP entiende que dejar 3 metros libres para el paso de los vehículos de emergencia es suficiente. Los populares enmiendan el texto que no renueva las concesiones de los veladores (terrazas totalmente cerradas) a partir de 2014; permiten que la anchura de la terraza sea un 200% mayor que la fachada del bar; reducen de 3,30 a 2,90 la anchura de las aceras que pueden poner mesas; y admiten cuatro filas de mesas, no tres, en la plaza de la Constitución.