El Gobierno Vasco teme que Fomento abandone la conexión de la 'Y' vasca con Burgos

Asegura que el ministerio plantea la adaptación de la actual vía de Adif con la colocación un tercer carril, como en el caso del enlace con Navarra

JUANMA VELASCOSAN SEBASTIÁN.

La 'Y' vasca corre el peligro más que real de nacer y vivir los primeros años de su existencia siendo una isla de vías de alta velocidad ferroviaria aislada del resto de conexiones similares. Al retraso del proyecto al otro lado de la frontera y de las obras en Bizkaia y Araba, se suma ahora la amenaza del abandono de las conexiones que enlazarían la 'Y' vasca tanto con Burgos hacia Madrid como con Navarra hacia el Mediterráneo. El Gobierno Vasco mostró ayer su «temor» porque el Ministerio de Fomento, «con la excusa de las condiciones económicas, se plantea» la adaptación de la actual vía de Adif tanto en la conexión de la 'Y' vasca con Navarra como también «en el tramo Burgos-Vitoria», en lugar de seguir adelante con la obra del TAV. La solución consistiría en la colocación de un tercer carril por donde circulen los trenes de alta velocidad. El Ejecutivo de Vitoria insiste en que se avance en el desarrollo de las conexiones en plataforma de alta velocidad tal y como se habían proyectado en ambos casos, en lugar de soluciones de tercer carril.

El viceconsejero de Transportes, Antonio Aiz, mostró ayer su «preocupación» por el panorama que se cierne sobre el desarrollo de la 'Y' vasca y, más concretamente, sobre sus conexiones. El proyecto de alta velocidad vasco se encuentra en la encrucijada de su más que probable puesta en servicio totalmente aislado: los convoyes del TAV podrían empezar a funcionar como un 'tren regional' de alta velocidad entre las tres capitales vascas.

En un contexto de crisis económica y estrecheces presupuestarias, las obras en el tramo de Gipuzkoa -gestionado por el Gobierno Vasco merced a un convenio con el Estado- avanzan a buen ritmo con el objetivo de estar finalizadas en 2018. En Bizkaia y Araba, en cambio, el recorrido acumula retrasos y nadie se atreve a aventurar cuando estará finiquitado.

La semana pasada, el Gobierno de Navarra anunció que la conexión de la 'Y' vasca entre Ezkio-Itsaso y Navarra no se ejecutará a corto plazo, y se buscará una solución por el actual trazado de Adif entre Pamplona y Vitoria. La propuesta parte del Gobierno Foral y ha sido aceptada por el Ministerio.

A ello hay que sumar ahora que Fomento, según asegura el propio viceconsejero de Transportes, «con la excusa de las condiciones económicas y presupuestarias, se plantea de forma generalizada e indiscriminada el tercer carril con traviesas de tres hilos, dejando de construir las infraestructuras de red ferroviaria de altas prestaciones en el tramo Burgos-Vitoria y en parte de la 'Y' vasca», en alusión al acceso a las capitales (ya se conocía en el caso de Donostia). «No es el proyecto de origen para una nueva infraestructura en su integridad», critica Aiz.

La implantación del tercer carril entre Burgos y Vitoria provocará que los convoyes del TAV no circulen por vías de alta velocidad, lo que impedirá que los tiempos de viaje sean competitivos ya que se «penalizan los promedios de velocidad», según asegura el viceconsejero vasco. Entre Burgos y Valladolid, en cambio, la plataforma de alta velocidad se encuentra en obras muy avanzadas.

Respecto a la conexión de la 'Y' con Navarra, el Gobierno Vasco sigue apostando por que el Ministerio de Fomento «avance en el desarrollo de este proyecto» por Ezkio-Itsaso, a pesar de que el Gobierno foral y el estatal han acordado ya paralizar esta conexión y colocar un tercer carril por la actual vía de Adif entre Pamplona y Vitoria.

Obviando esa decisión anunciada la semana pasada por el propio consejero de Fomento de Navarra, Luis Zarraluqui, el viceconsejero vasco recordó ayer la reunión mantenida en abril con el Gobierno navarro, en la que reclamaron a Fomento que reactivara la conexión por Ezkio-Itsaso. Además, Aiz se limitó a asegurar que no entra «en la consideraciones económicas actuales» del Gobierno de Navarra, «pero sí apreciamos su voluntad para seguir en las redes transeuropeas de transporte y su conexión con el eje atlántico».

Asimismo, mediante un comunicado, el viceconsejero de Transportes mostró su «preocupación» por el «retraso, por parte del Estado español, en el cumplimiento de la política de transporte de la Unión Europea», entre lo que se encuentra «el desarrollo de proyectos que faciliten los enlaces transfronterizos» en los «principales corredores europeos» como ocurre con la 'Y' vasca.

«Huida hacia adelante»

Aiz criticó que Fomento se haya dedicado a la «construcción generalizada de líneas de alta velocidad, sin ningún tipo de prioridad y sin considerar la política de redes transeuropeas, a las que concibe en sus planes de inversión igual que cualquier otra línea de carácter no prioritario para Europa».

Aiz asegura que no comparte la política de «huida hacia adelante» del Estado, «que hace caso omiso a las prioridades de la UE y que no es capaz de realizar una política de transporte mirando a Europa».

«Una vez más tenemos que expresar nuestra preocupación frente a una política de transportes que huye de las prioridades de la construcción europea y que nos condena a seguir aislados con el mantenimiento de las fronteras ferroviarias y al margen de los centros de desarrollo europeos», sentenció Aiz.

Fotos

Vídeos