El Museo de la Industria Armera impulsa un taller sobre los productos eibarreses

Los más pequeños conocieron, por medio de unos recortables, cómo trabajaban los gremios de la villa

:: YOLANDA TAMAYOEIBAR.
Oficios. Los escolares eibarreses pudieron conocer en el Museo, los productos fabricados en el desarrollismo eibarrés. ::
                             MIKEL ASKASIBAR/
Oficios. Los escolares eibarreses pudieron conocer en el Museo, los productos fabricados en el desarrollismo eibarrés. :: MIKEL ASKASIBAR

El Museo de la Industria Armera puso en marcha ayer un taller infantil llamado 'Made in Eibar', con el objetivo de mostrar la fabricación de productos típicos de la ciudad. La actividad estaba dedicada a niños y niñas entre los siete y diez años, y fue realizada en dos sesiones, una de mañana y otra de tarde que se prolongó hasta la tarde.

Esta jornada educativa trató de hacer especial hincapié en el proceso de elaboración de los productos que caracterizaron el pasado industrial de la ciudad. Como era de esperar, los elementos protagonistas fueron las bicicletas y las armas, aunque la variedad de otros inventos sirvió de fiel demostración del ingenio eibarrés. «El objetivo de este taller era enseñar a los niños la metodología que seguían los fabricantes eibarreses para constituir el producto final que saldría a la venta», decía Izaskun Gastón, monitora y responsable del taller. En esta dirección, Gastón apuntaba que «lo importante es hacer entender que no había una sola empresa trabajando en el producto, sino que de forma conjunta existía una combinación de gremios por los cuales rotaba el artículo hasta su consecución. En otras palabras, el punto de enfoque del taller es la elaboración auxiliar, el montaje pieza a pieza», expresó Gastón.

La iniciativa del museo, además de intentar transmitir una parte de la historia industrial de Eibar, se basó en la estimulación de tres pilares fundamentales: conocer la industria eibarresa, explorar la diversidad de productos fabricados en Eibar y estimular la creatividad.

Durante el proceso de aprendizaje, los niños apendieron también a identificar a los cuatro gremios principales que participaban el proceso de elaboración. En el caso de las armas, los gremios analizados fueron los armeros cañonistas, los chisperos o llaveros, los aparejeros y por último los culateros.

«El primer paso ha sido llevar a los niños a una visita guiada muy concreta por el museo, para que pudieran llevar a la práctica lo aprendido durante la exposición de artículos», decía Gastón.

Pieza a pieza

Entre los pasos que se dieron, posteriormente, eran los de pasar de la parte teórica a la realización de una serie de recortables para que el alumno pudo elaborar pieza a pieza su propia bicicleta, siguiendo el mismo proceso de elaboración de los gremios. «En el caso de las bicis, se quiso destacar el papel que jugaron los trabajadores de montaje, tales como las cadenas Iris, la colocación de los sillines y la correcta instalación del alumbrado».

Curiosamente, con el material se han podido reproducir los artículos más emblemáticos de la ciudad, tales como las lombardas fabricadas en las ferrerías, pasando por las armas de avancarga y llave de chispa finalizando con las armas de cartuchería y retrocarga.

En cuanto a la industria de la bicicleta, el museo mostró las conocidas marcas Abelux, Orbea, B.H. y G.A.C. «Además de su fabricación queremos que los niños aprendan y visualicen una época clave que marcó el auge económico de la ciudad», dijo Gastón.

La industrialización

De momento, este taller se ha configurado como un curso de aprendizaje de un día, pero n o descartan repetirlo. «Si todo marcha bien, el 18 de mayo queremos repetir este proyecto, coincidiendo con el Día Internacional del Museo», explicaba Izaskun. «Nos entristece que el mal tiempo no acompañe a nuestro proyecto, pero un aliciente para animar a los niños y padres a acudir a esta cita es la gratuidad del evento, siendo el jueves un día de entrada libre», señalaba Gastón.

Además de adquirir conocimientos sobre la historia de la antigua villa armera mediante el juego los niños se han podido convertir por unas horas en auténticos diseñadores del gremio eibarrés.

Finalmente, desde un punto de vista educativo y divertido para los más pequeños, actividades como esta son iniciativas que ayudan a impulsar el conocimiento de la gran riqueza armera de Eibar.

Eso sí, 'Made in Eibar' sirvió para aportar un pequeño grano de arena a la cultura de la industrialización eibarresa y en la gran demostración de la creatividad de los antiguos eibarreses.