Las tasas de la guardería quedaron sobre la mesa por discrepancias en los grupos

El alcalde propuso posponer la votación a la sesión plenaria de abril. EAJ-PNV presentó una enmienda al respecto y el PP pidió un cambio en los criterios que regulan el acceso a este servicio

JOANA OCHOTECOIRUN.
Las tasas de la guardería quedaron sobre la mesa por discrepancias en los grupos

El Pleno ordinario del mes de marzo, celebrado el miércoles 27, incluía entre los puntos de su orden del día la modificación de las ordenanzas fiscales que afectan al Conservatorio y a la guardería municipales. Si bien las primeras se aprobaron, las segundas tuvieron que dejarse sobre la mesa con la intención de debatirlas el próximo mes de abril. El grupo municipal EAJ-PNV presentó una enmienda referente a este punto; mientras que el PP abogó por un cambio en los criterios que regulan el acceso al servicio de la guardería municipal. En vista del debate suscitado, el alcalde, José Antonio Santano, propuso posponer la votación «para que todas estas cosas que se han planteado, tanto las directamente económicas como otras cuestiones, se puedan aclarar. No me parece que debamos aprobar una tasa sin haber reflexionado sobre si una enmienda tiene un determinado impacto o no sobre la misma».

El primer edil se refería a la enmienda presentada por EAJ-PNV, que defendió su portavoz Xabier Iridoy. «No estamos de acuerdo con la tarifa para el tramo de edad de 2 y 3 años. Creemos que los ingresos familiares tienen que tenerse en cuenta, como se tienen en cuenta en el tramo de 0 a 1 año, y que hay que mantener el mismo el criterio», afirmó Iridoy en euskera. En la alternativa planteada por EAJ-PNV, se proponía contemplar el citado criterio entre los que regulan el acceso de los niños de dos y tres años a este servicio municipal.

Criterios de acceso

Por otra parte, desde el grupo municipal popular se mostraron en desacuerdo con los criterios que regulan el acceso a la guardería municipal. «Este servicio tiene que tener, entre sus objetivos más importantes, hacer posible la conciliación de la vida familiar y laboral», afirmó la portavoz del PP, Juana de Bengoechea. «Lo primero que se prima son los ingresos. Hay que tenerlos en cuenta, pero desde el punto de vista de las bonificaciones de las tasas. Se consiguen hasta cinco puntos por los criterios económicos; en cambio, cuando trabajan los dos padres, que es cuando verdaderamente necesitan la guardería municipal, sólo consiguen dos puntos. Y las familias monoparentales, que según las estadísticas suelen estar en su mayoría formadas por una mujer y sus hijos, no consiguen más que dos puntos».

En opinión de la portavoz popular, en la redacción de estos criterios no se ha tenido en cuenta «en absoluto, la conciliación de la vida familiar y laboral»; y pidió que se establezca «una reflexión o debate» al respecto. También Oinatz Mitxelena, portavoz de Bildu, se mostró a favor «de una reflexión profunda en torno al tema de las tasas y a otros».

El delegado de Educación, Fernando San Martín, discrepó «en las valoraciones de la portavoz popular respecto a los baremos. Podemos discutirlo, pero yo seguiré manteniendo que la renta tiene mucho que ver en la baremación. En los casos de las familias monoparentales, se les puntúa tanto por esto como también por el nivel de renta, es decir, que la baremación es un conjunto». De Bengoechea reiteró, no obstante, la necesidad de «revisar los criterios».

En cualquier caso, la votación de la ordenanza referida a la guardería municipal quedó aplazada al próximo mes de abril.