La religiosa Fermina Beloqui recibió el domingo el Premio Argoiak 2013

M. A. I.IRUN.
Celebración. Fermina Beloqui, rodeada de amigas y compañeras./
Celebración. Fermina Beloqui, rodeada de amigas y compañeras.

Fermina Beloqui, religiosa de la Compañía de María y directora durante muchos años del colegio El Pilar de Irun, recibió el pasado domingo el Premio Argoiak 2013. La sala de actos de la asociación se quedó pequeña y es que fueron muchos los familiares, religiosas, socias de Argoiak , amigas, antiguos padres, profesores del Colegio El Pilar y corporativos de diversos partidos políticos los que asistieron a la entrega del premio.

Argoiak organizó un acto sencillo pero entrañable, tal y como a la homenajeada se le prometió cuando se le comunicó la decisión de la Junta de otorgarle el premio de la asociación. El encuentro comenzó con la actuación del coro Argoiak, bajo la dirección de Juncal Echeveste. A continuación, la presidenta de la asociación, María Eugenia Iparragirre, hizo un breve resumen de la biografía de la homenajeada. «A pesar de la distancia y de la dificultad de comunicaciones de aquel momento, ya que vivía en un caserío del alto de Gaintxurizketa, el interés de la familia por la educación de Fermina hizo que ella empezase su formación humana y religiosa en el Colegio El Pilar», dijo la presidenta de Argoiak.

Avanzada y luchadora

María Eugenia Iparraguirre destacó «lo avanzada que fue esta mujer para su edad, ya que desde ese ámbito rural llegó a estudiar cinco años en la Facultad, en Madrid. Fue una mujer luchadora desde su juventud y ha tenido una máxima que le acompaña y ha acompañado a otras personas: 'Vamos para adelante, que para atrás es fácil ir'».

La presidenta de Argoiak invitó después a la homenajeada a subir al estrado para así presenciar desde allí el aurresku de honor que se le brindó. Posteriormente fue el turno de Rosa Gómez, quien recitó el poema que para la ocasión había compuesto y que Fermina Beloqui recibió de sus manos, emocionada.

La galardonada tomó la palabra a continuación para dar las gracias a los asistentes, para narrar cómo fueron aquellos años de esfuerzo y dedicación al Colegio El Pilar , motivo por el cual recibió el premio, y para compartirlo con todos cuantos vivieron con ella aquellas vicisitudes. «Hoy, al veros aquí, en Argoiak, quiero deciros que me identifico con la labor que realizáis a favor de la mujer, labor que lleváis a cabo poniendo lo mejor de vosotras mismas al servicio de los demás», dijo Fermina. «Y esto me enorgullece y me conmueve, porque creo que desde el buen hacer vuestro, soi s, un signo de bendición de Dios».

La homenajeada recordó el significado de la palabra Argoiak, «que en nuestro lenguaje coloquial quiere decir , mujeres garbosas y desenvueltas y de verdad que lo sois». El acto concluyó con otra intervención del coro y con el Agur Jaunak.