Irun Lab propone el arte como vía para la innovación en los comercios locales

La iniciativa pondrá en contacto tiendas con artistas para encarar necesidades concretas y formará en este tipo de acciones a jóvenes creadores de la ciudad

IÑIGO MORONDOIRUN.
Irun Lab propone el arte como vía para la innovación en los comercios locales

El comercio es, sigue siendo, «parte fundamental de la actividad económica de la ciudad», decía ayer el delegado de Promoción económica, Miguel Ángel Páez. El comercio es, sigue siendo, «una apuesta estratégica para Irun, y queremos que se modernice, que se actualice, que innove».

Para impulsar esa línea, desde el Ayuntamiento se ha apostado por Irun Lab, siguiendo el modelo que durante 2012 desarrolló Bidasoa activa para el conjunto de la comarca. Se trata de poner en contacto a los responsables de los negocios con artistas y creativos que hacen las veces de consultores para aportar ideas imaginativas a cuestiones concretas.

Hoy a mediodía tendrá lugar la primera reunión con once comercios locales para conocer dónde tienen mayor necesidad (identidad corporativa, relación con el cliente, escaparate...). Conexiones Imposibles, empresa que desarrolla el programa, recogerá esas necesidades y las expondrá ante un grupo variado y multidisciplinar de artistas y creadores para repartir entre ellos los proyectos. En este caso, la acción se vuelca en exclusiva al comercio, y no a pymes y microempresas de todo tipo como en la vez anterior. Para posteriores reuniones de Irun Lab pueden incorporarse aquellos comercios que lo deseen.

Además del ámbito geográfico y el perfil al que se dirige, otro aspecto diferencia este Irun Lab del Bidasoa Lab del pasado año. Se trata de la oportunidad que se ofrece a doce artistas locales para formarse para este tipo de acciones, abriéndoles la oportunidad de incorporarse a la cartera artística de Conexiones Imposibles. La empresa ha desarrollado proyectos similares para los tres territorios vascos, en Donostia, en Bilbao..., además de haber establecido proyectos de larga duración bajo la misma fórmula 'empresa más artista' con firmas como Orbea, Grupo Uvesco, Fagor, Anesvad, DeustoTech...

«Experiencia positiva»

Para presentar este Irun Lab, Páez estuvo acompañado por Maite González, de la tienda Deportes González en la calle Hondarribia. Éste fue uno de los comercios que el pasado año participó en el Bidasoa Lab. «Fue una experiencia muy positiva», aseguró Maite. «Nos sorprendió mezclar la visión de rentabilidad propia de los comercios con el arte y obtener un buen resultado, no lo esperábamos».

En su caso, la colaboradora fue Maider López, una artista donostiarra que ha paseado su creatividad por medio mundo: Bienal de Venecia, Guggenheim de Bilbao, Francia, Holanda, Nueva Zelanda, Shangai, Emiratos Árabes... «Lo que nos propuso fue identificar el recorrido que los clientes hacían por la tienda durante dos horas y luego reproducirlo con cintas de colores en función de los tramos de edad». Maite reconocía que los comerciantes «estamos siempre pensando en rentabilizar espacios, aprovechar el sitio... Ella vino con otra idea de cómo usar los espacios».

Aunque al principio no terminaban de ver el 'para qué' de la propuesta, ésta se llevó a cabo «y nos sorprendió gratamente. A los clientes les llamó la atención, venían, veían las cintas por el suelo y preguntaban qué era. Lanzaban hipótesis y al final les explicábamos qué representaban. La gente hablaba mucho de las cintas, y eso siempre es bueno». Así que aunque no estaba previsto que durara tanto, «dejamos las cintas puestas desde mayo, cuando las colocó Maider, hasta casi el final del verano. Y las quitamos más que nada porque empezaban a deteriorarse».

En Irun Faktory

Irun Lab tendrá como escenario base las nuevas instalaciones de Irun Faktory, en Palmera Montero. Tras la exposición inaugural, es la primera actividad que hace uso de éste nuevo espacio «y empieza a dotarlo de contenido», explicaba la delegada de Cultura, Belén Sierra.

Irun Lab «pone en contacto a estos jóvenes creadores locales con los comerciantes de la ciudad» y les ofrece la posibilidad de recibir una formación en un tipo de actividad que puede resultar efectiva en el futuro. «Es una ventana de oportunidades, para poder desarrollar un proyecto concreto y llevarlo a la práctica». Aunque Conexiones Imposibles trabajará Irun Lab con sus propio equipo de artistas, los doce que acudirán de la ciudad «tendrán la oportunidad de sumarse a esa cartera», apuntaba Páez, pero también de participar activamente en los proyectos que nazcan derivadas de este laboratorio creativo.

Sierra quiso destacar también que Irun Lab encaja perfectamente en las ideas de base sobre las que se asienta Irun Faktory, más allá de lo obvio de su sentido artístico y creativo, e hizo referencia «a la colaboración público privada y a la sostenibilidad».