¡Que Dios nos coja confesados!

ANDONI AMONARRAIZ (EAJPNV)

Otra más de estos nuevos demócratas que utilizan la legalidad cuando gobiernan y cuando están en la oposición, esa misma legalidad, la torean.

Este mes EH Bildu ha dado muestras, una vez más, de lo que le importa el sentir de los guipuzcoanos al modificar los estatutos del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa para impedir que la Mancomunidad de Txingudi pueda formar parte de él.

Esta decisión es adoptada para impedir que parte del territorio de Gipuzkoa esté representado en una institución que se creó para gestionar los residuos de todo el Territorio Histórico. ¿Cuál es la razón para que la izquierda abertzale, líder y referente mundial de la democracia participativa (ja, ja, ja), haga esto? Muy sencillo, si entra Txingudi en el Consorcio, Bildu perdería la mayoría que ostenta y no están dispuestos a perder el poder ahora que lo han trincado, aunque para ello tengan que excluir, discriminar o apartar a guipuzcoanos que tienen todo el derecho de formar parte de los órganos públicos.

Otra muestra de lo que Bildu entiende por «nueva democracia o nueva forma de hacer las cosas» es la comparación que la portavoz de la Diputación ha hecho en relación al reestudio de la obras del Topo por parte del Gobierno Vasco y la paralización de la construcción de la incineradora. La diferencia entre las dos decisiones es la que existe entre los regímenes totalitarios y los democráticos. La decisión de poner en marcha las infraestructuras que aparecen en el PIGRUG (Plan Integral de Gestión de Residuos Urbanos de Gipuzkoa) está apoyada por la mayoría de las Juntas Generales y Bildu, en el gobierno de la DFG y con mayoría absoluta en el Consorcio de Residuos, dice que no las van a hacer. Esto es dictadura. El reestudio del Topo está apoyado por la mayoría del Parlamento. Esto es democracia.

Para terminar, el martes en el Pleno del Ayuntamiento de Hernani, ante una moción que solicitaba que la Mancomunidad de Txingudi pudiera formar parte del Consorcio de Residuos, Bildu ha vuelto a demostrar que los ciudadanos les importan un bledo y que lo que les importa de verdad es sólo el poder. Han votado excluir a parte de los guipuzcoanos. ¿Cómo se llaman los que excluyen, discriminan y marginan para mantenerse ellos en la poltrona del poder?... Pues esto es lo que tenemos.