Cáritas alerta de que la clase media guipuzcoana «se está desmoronando»

Señala que cada vez hay más parados de larga duración, desahuciados, así como mujeres y jóvenes en riesgo de padecer pobreza que pertenecen a este sector

FERNANDO SEGURA , DIARIOVASCO.COM
Cáritas alerta de que la clase media guipuzcoana «se está desmoronando»

La ponencia sobre Desarrollo Económico de las Juntas Generales recibió ayer un baño de realidad. José Ramón Aramendi, director de Cáritas, afirmó que la clase media guipuzcoana «se está desmoronando. Se está desestabilizando de forma grave y progresiva».

Aramendi acudió como invitado a la ponencia constituida en la Cámara foral para analizar cómo impulsar la economía y el empleo en el territorio. La mayor parte de los ponentes pertenecen a los sectores de la economía y de la empresa. Aramendi advirtió a los junteros que su diagnóstico probablemente iba a diferenciarse de los discursos técnicos del resto de los invitados. «Yo voy a hablar desde la base, desde el conocimiento que me da el hablar diariamente con las personas que acuden a Cáritas».

José Ramón Aramendi explicó que la organización diocesana ha estado siempre del lado de los más desfavorecidos. «Este colectivo siempre es el mismo, existirá con crisis y sin crisis. Nosotros estaremos con ellos a muerte, en todas las circunstancias».

Sin embargo, el director de Cáritas añadió que la debacle económica está provocando una nueva realidad social. «La clase media local se está desmoronando. Es algo que constatamos en los locales de Cáritas y por eso el Plan Estratégico que hemos elaborado se centra en esta realidad».

Aramendi explica que cada vez hay más parados de larga duración, desahuciados, así como jóvenes y mujeres con hijos provenientes de esta capa social y que ahora están en riesgo de caer en la pobreza.

Aramendi se mostró pesimista de cara al futuro inmediato. Señaló que en 2011 Cáritas atendió en Gipuzkoa a 24.619 personas. Respecto al año en curso, indicó que todavía es pronto para ofrecer datos, pero adelantó que «serán tremendos, al final del año pueden llegar a ser sobrecogedores».

«Necesitamos dinero»

El director de la organización diocesana desgranó ante los representantes de los grupos políticos las necesidades de la entidad. Les reclamó ayuda para cubrirlas.

«Como es natural -señaló Aramendi- necesitamos dinero para todo tipo de cuestiones, desde el pago de las rentas de las viviendas de acogida hasta la compra de 'dodotis' o para sacar a la gente de los pisos patera donde viven».

También pidió que se agilicen los trámites para lograr ayudas. «El papeleo para conseguir la Renta de Garantía de Ingresos es tremendo. Entendemos que efectuar los cambios jurídicos es difícil, pero pedimos un poco más de sensibilidad. Hemos hablado con responsables de Lanbide y nos han prometido que los trámites se agilizarán».

El director de Cáritas subrayó que la labor de los voluntarios resulta clave. En este sentido, solicitó a la Diputación que impulse campañas para promover el voluntariado.

Por último, Aramendi reclamó «grandes consensos entre sindicatos, partidos y empresarios», con el fin de desarrollar una economía «centrada en las personas y combatir el desempleo desgarrador que estamos padeciendo».