Julen, el irundarra más grande

Merecido homenaje al campeón del mundo de balonmano en el Ayuntamiento de Irun. La palabra orgullo fue la más utilizada por los allí presentes para describir el sentimiento hacia el pivote bidasotarra

BORJA OLAZABALIRUN.
Julen, el irundarra más grande

Emoción y orgullo. Podría ser el título de una de esas películas que duran en torno a las tres horas, pero es la sensación que predominó en el Ayuntamiento de Irun durante el homenaje a Julen Aginagalde. Emocionado se mostró el protagonista, que tuvo que contener las lágrimas, y orgullo sintieron todos los que se acercaron a la casa consistorial para aplaudir al campeón del mundo. El pivote lleva Irun muy dentro y como señaló el alcalde José Antonio Santano, «los mejores homenajes son los que se hacen en casa, con la gente que le quiere y le tiene aprecio. Julen siempre se acuerda de Irun y creo que esto es lo mejor que le podíamos hacer».

El homenaje fue sencillo, pero sentido. Julen recibió de manos del alcalde una réplica de San Juan Harri y por si con esto fuera poco, el alcalde se reservó una sorpresa para el final.

Cuando el acto estaba a punto de concluir, Santano volvió a tomar la palabra para desear «que algún día vuelva a marcar goles con la camiseta del Bidasoa» e invitarle a «realizar el saludo de fiestas el próximo 23 de junio». Noticia que fue recibida con alegría por el propio Julen y con un gran ovación por el público que llenó la sala capitular.

El campeón del mundo, como casi siempre, fue parco en palabras. En esta ocasión, la emoción del momento tampoco ayudaba para que se prodigara demasiado delante de los micrófonos.

Julen expresó su gratitud «a todos por venir. Sólo tengo palabras de agradecimiento, primero a Ainara y Unai, que siempre están a mi lado, y también a toda la familia. Estoy muy contento por el recibimiento en Irun. Ha sido un placer ir por todos los campos durante el mundial y ver banderas de Irun y camisetas del Bidasoa. Es una orgullo ver como la gente de Irun sigue queriendo al balonmano».

Irun, a sus pies

En el homenaje de ayer, además de los familiares de Julen, la corporación municipal y los medios de comunicación, estuvieron presentes muchas personas que también quisieron estar cerca del protagonista en este señalado día.

Fernando Morondo, ex directivo del Club Deportivo Bidasoa, comentó que «Julen ha llegado muy alto y puede llegar más alto todavía. Me parece extraordinario que se le haya realizado este homenaje. Como jugador, persona e irunés se merece todo. Estuvo en el aniversario del Bidasoa, fue uno de los organizadores del partido junto a su hermano Gurutz... Para Julen, por todos los motivos, no puede haber más que agradecimientos y espero que algún día vuelva, aunque sea un año a título simbólico. Juantxo en su día tenía la ilusión de que Uria volviera a jugar en el Bidasoa y al final lo consiguió».

También estuvo por allí el exjugador Viky de la Haza, que significó que «es bonito que un chaval de Irun, que empezó su carrera en el Bidasoa, llegue a dónde ha llegado y se siga acordando de dónde ha salido. Desde juveniles estaba en la selección española junior, se veía que estaba más desarrollado físicamente que el resto y desde que empezó con el primer equipo se le veía un gran futuro. No sabíamos si iba a llegar a lo que ha llegado, pero sí que iba a ser un gran jugador».

Antton Etxebarria, jugador de La Bacaladera Hondarribia, también apuntó que «para Irun y para el Bidasoa es un orgullo que Julen haya llegado a lo que ha llegado. Y, sobre todo, que se acuerde de sus orígenes estando dónde está. Empezó su trayectoria en el Bidasoa y sería muy bonito que terminara jugando aquí, algo que él ha dicho en alguna ocasión y que también sería un orgullo para todos. Aunque a Julen todavía le quedan varios años al máximo nivel y espero que nos siga dando alegrías».

Julen Aginagalde, con sus casi dos metros y más de cien kilos, es el irundarra más grande. Y créanme que su físico no es lo más importante de esta afirmación.