La población de Urdaibai desciende de los moradores de Santimamiñe

DVSAN SEBASTIÁN.

Un estudio arqueogenético elaborado por el grupo Biomics de la Universidad del País Vasco ha revelado la similitud que existe entre el ADN extraído de la mandíbula de un Homo Sapiens que habitó en la cueva de Santimamiñe hace unos 4.000 años, y el de las personas que habitan hoy en día la comarca de Urdaibai. El hallazgo permite llegar a la conclusión de que este territorio ha sido objeto de ocupación por poblaciones que se remontan, al menos, al Paleolítico superior, ya que los individuos que viven en la zona «presentan linajes maternos muy similares a los de los restos arqueológicos».

Durante dos años, los científicos estudiaron restos óseos de un homínido que habitó la cueva y, en colaboración con genetistas de la Universidad de Estrasburgo, consiguieron descifrar el ADN mitocondrial de los restos hallados. La segunda fase de la investigación consistió en comparar el análisis genético con el ADN de 158 habitantes de Urdaibai.

La población de esta comarca de Urdaibai se caracteriza por haberse mantenido relativamente estable en la zona a lo largo del tiempo lo que le permite contar con una alta concentración de linajes antiguos. Una vez concluido este estudio, se intentará «en un futuro próximo» ampliar el rango de investigaciones a otras zonas del País Vasco por medio de nuevos estudios de yacimientos sepulcrales datados en la misma época u otras diferentes -como Edad del Cobre o Edad del Bronce- que permitan ampliar los conocimientos sobre las particulares características de la población vasca.