Llega la campaña 'Saski solidarioa'

El Ayuntamiento aglutina esfuerzos, en torno al Hogar, en favor de la campaña de recogida de alimentos

Agustín Aierbe, Javier Barandiaran, Mari Jose Garmendia, Belén Maiza, Maddi Martínez y Garazi Araña./
Agustín Aierbe, Javier Barandiaran, Mari Jose Garmendia, Belén Maiza, Maddi Martínez y Garazi Araña.

Las delegaciones de Cultura y Bienestar Social del Ayuntamiento, que preside Belén Maiza, decidían aunar esfuerzos y bajo el paraguas del proyecto 'Ordizia Ciudad Educadora', que pretende que sea la ciudad en su conjunto, la comunidad vecinal, la que promueva y ejerza como elemento vertebrador de todos los valores educativos, impulsar, hacer partícipe y comprometer a la ciudadanía en la campaña de recogida de alimentos, que desde hace tres años, lidera el Hogar del Jubilado. Propuesta que bautizaba con el lema 'Saski solidarioa'.

Javier Barandiaran, miembro de la junta directiva del Hogar del Jubilado explicaba que, hace tres años, en una reunión con componentes de Bienestar Social, les plantearon la posibilidad de afrontar una campaña de recogida de alimentos, que serían destinados a Cáritas. Recogimos la idea, añadía, y la planteamos en la junta que le dio el visto bueno a la iniciativa. «Era víspera de Navidad, apuntaba, pusimos los correspondientes carteles informativos y la magnífica respuesta que cosechó la campaña nos permitió llenar no una, sino siete cestas».

Quedaba claro que las personas mayores, reseñaba Javier Barandiaran, que sin duda, en su vida han conocido muchos momentos de necesidad, son solidarias.

El año pasado volvimos a repetir la experiencia revalidando éxito, y ahora ante la llegada de una nueva ocasión, exponía, decidimos encuadrar la iniciativa, dentro del programa Ordizia Ciudad Educadora, en el que participa el Hogar, fundamentalmente, a través de los talleres intergeneracionales en los que concurren los alumnos de los centros escolares, al objeto de que tomaran parte los colegios para que mediante su concurso, en esta propuesta, conociesen la realidad de su entorno.

En un año duro en el que ha aumentado la necesidad, con esta suma de fuerzas esperamos recoger tanto o más, concluía Barandiaran.

Canalizada por Cáritas

Por parte de Cáritas, Agustín Ayerbe exponía que desde la razón de ser de la entidad, centrada en procurar ayudar a los más necesitados, la campaña Saski Solidarioa se marca dos objetivos, recoger alimentos de primera necesidad, no perecederos, y segundo sensibilizar y llamar la atención de la población sobre la problemática, que en este ámbito, tenemos.

Agustín Ayerbe puso el acento en que si bien antes, recibían peticiones de ayuda económica para poder pagar la renta o el recibo de la luz, ahora esas peticiones se centran, mayoritariamente en alimentos. «Algo que da que pensar», decía. «Una demanda creciente de alimentos básicos que reclaman, en su mayor parte, ciudadanos extranjeros. Hoy son ellos, finalizaba, mañana podemos ser nosotros».

Mari Jose Garmendia, en representación del colegio Urdaneta explicó que hace tres años respondieron a esta iniciativa, que encontró una buena acogida entre los escolares. Fondo y acopio de alimentos que entregaron en la casa parroquial, ubicada en el número 14 de la calle Mayor, donde conocieron la labor que lleva adelante Cáritas, desempeño que les sorprendió a los alumnos. Circunstancia que al año siguiente, ante la reedición de la campaña, les llevó a darle difusión a la iniciativa, a través de todo el grupo mediático del centro: TV, revista y radio. Algo que ha vuelto a ocurrir ahora, en esta tercera convocatoria.

En representación de la ikastola Jakintza, Maddi Martínez y Garazi Araña indicaron que el profesor de Filosofía les planteó la opción de realizar un trabajo sobre la repercusión de la crisis en Ordizia, lo que les llevó a contactar con Cáritas.

La información que recopilaron, dijeron, les sorprendió no sólo por lo que a la falta de alimentos de primera necesidad se refería sino, a su vez, por las duras condiciones de vida de los más desfavorecidos, entre los que, apuntaban, no sólo había extranjeros, sino gente de Ordizia. A partir de ahí, distribuían un texto informativo en el centro solicitando la colaboración y participación en esta campaña.

Una campaña que se prolonga hasta el 20 de este mes de diciembre y a la que cualquier ciudadano se puede sumar entregando su aportación en la cafetería del Hogar.