Unos 200 ertzainas y altos cargos de Interior tienen derecho a coche oficial

DAVID S. OLABARRIBILBAO.

Unos 200 mandos de la Ertzaintza y altos cargos del Departamento de Interior tienen derecho a usar coche oficial o, en su defecto, a que les paguen dietas por los kilómetros que recorren con sus vehículos particulares. Oficialmente, «unos 50 ertzainas» hacen uso del automóvil público, según los datos aportados por la consejería. El resto de mandos (cerca de 130) cobra el kilometraje, como también lo hacen otros «50 ó 60» agentes sin funciones ejecutivas a los que la consejería concede esta posibilidad. A estas cifras hay que sumar la «veintena» larga de cargos políticos que han decidido hacer uso de esta atribución. Las ventajas que disfruta este grupo generan no pocas críticas y conflictos en el seno de la Policía autonómica.

Los mandos de la escala superior (superintendentes e intendentes) y la ejecutiva (comisarios y subcomisarios) de la Er-tzaintza pueden elegir entre un coche oficial o que les paguen dietas por los desplazamientos que realizan con sus automóviles particulares, según se recoge en el Decreto de Indemnizaciones. Un portavoz de la consejería explica que este derecho les es reconocido porque en sus contratos «figura una cláusula de libre disponibilidad». Es decir, tienen que acudir a sus puestos de trabajo «siempre que sean requeridos», y muchos de ellos tienen que desplazarse a comisarías que se encuentran a muchos kilómetros de sus domicilios.

Los coches que utilizan los jefes de la Policía autonómica pertenecen al denominado parque móvil sin distintivos de la Er-tzaintza, compuesto por unas 700 unidades. Según Interior, la mayor parte de estas unidades se dedica a labores estrictamente policiales en las que no se pueden utilizar los coches patrulla, como seguimientos a sospechosos.