El guante, ¿ayuda o quimera?

La Internacional quiere impulsar la pelota a mano con esta protección. Ha homologado una segunda versión del babesku, que se puso en el mercado hace cinco años

JOSEBA LEZETASAN SEBASTIÁN.
Babeskus. El nuevo guante homologado por la Internacional es una evolución del que presentaron en 2007, hace cinco años. ::                             MIKEL FRAILE/
Babeskus. El nuevo guante homologado por la Internacional es una evolución del que presentaron en 2007, hace cinco años. :: MIKEL FRAILE

La noticia saltó el viernes por la tarde en el congreso celebrado por la Federación Internacional de Pelota en Tarbes con ocasión del Mundial sub 22. Entre las medidas adoptadas figura la homologación de un guante para jugar partidos de mano. La medida ha suscitado reacciones favorables y contrarias. Hay defensores y detractores del guante.

Este guante es una segunda versión modificada del babesku, el que Kepa Peñagarikano y Aratz Mendizabal presentaron en junio de 2007. También Anselmo Astiazaran, preparador en su día del propio Peñagarikano, intervino en su creación. El entonces presidente de la Federación Guipuzcoana de Pelota Vasca, Luis Mari Telleria, y los responsables de deportes de la Diputación participaron en el acto en el que se dio a conocer esta protección de la mano para jugar a pelota.

El nuevo modelo impulsado y aprobado por la Federación Internacional es una evolución del babesku, según apunta Josean Iraundegi, secretario administrador de este organismo: «De acuerdo con las directrices marcadas por nuestra comisión de Medicina, hemos modificado la colocación de los tacos que lleva incorporados el guante y también se cambia el material».

El doctor navarro Javier Ibáñez es el responsable de la citada comisión de Medicina y uno de los encargados del estudio del guante: «Hemos planteado avances en su tejido y estamos tratando de optimizar los tacos a base de mejorar la superficie para que absorba mejor el golpeo de la pelota. Los tacos del nuevo guante, más anchos y gruesos que los anteriores, tienen que proteger la articulación entre el metacarpiano y las falanges de los cuatro dedos». El vicepresidente Jean Baptiste Dunat también ha participado en este proyecto junto al doctor Ibáñez.

Fabricados en Barcelona

La Federación Internacional ha trasladado al fabricante del guante, una empresa de Barcelona, las mejoras propuestas para mejorar el producto, cuya comercialización está en manos de Euskalduna, empresa de Basauri dedicada también a la venta de palas, paletas y diversos productos relacionados con este deporte. «Son modificaciones que se deben probar y madurar. Tampoco podemos pasar por alto la relación calidad-precio», apuntan desde Euskalduna.

Kepa Peñagarikano fue uno de los creadores del babesku: «Fuimos nosotros quienes diseñamos aquel guante, cuyo precio rondaba los 36-38 euros en las tiendas de Decatlon y Forum. Últimamente tenemos aparcado el tema. Nosotros vendíamos el producto a través de Euskalduna y creo que ellos han seguido adelante. Hace poco nos comentaron la posibilidad de modificarlo. En su día elegimos la silicona para los tacos porque creíamos que era el material más adecuado para las manos y aguantaba bastante tiempo».

Promoción de la mano

Josean Iraundegi asegura que «la pelota a mano no se juega tanto como otras modalidades de herramienta a nivel internacional y el guante está enfocado hacia esos lugares. Pretendemos que el dolor en la mano no sea impedimento para que los niños practiquen la modalidad. Creemos que la protección de las manos y la pelota sintética son fundamentales para facilitar y abaratar la práctica de este juego».

El doctor Ibáñez añade que «también consideramos el guante una ayuda para extender la pelota a mano entre las mujeres y a nivel popular».

Es la propia Federación Internacional la que ha impulsado la homologación de este guante. Ahora bien, la pregunta flota en el aire: ¿será una ayuda o una quimera, una fantasía, en el deseo de fomentar la especialidad?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos