La crisis que ahora empezamos a entender

En cuatro sesiones, el economista Jesús Burguera ha dado las pautas para saber algo más del sistema en el que vivimos

IÑIGO MORONDOIRUN.
Máxima asistencia. Cada sesión con el economista Jesús Burguera ha mejorado la asistencia de las anteriores. La Irungo Atsegiña, equipada con pantalla, proyector y megafonía ha resultado ser una muy práctica sala de conferencias. ::                             F. DE LA HERA/
Máxima asistencia. Cada sesión con el economista Jesús Burguera ha mejorado la asistencia de las anteriores. La Irungo Atsegiña, equipada con pantalla, proyector y megafonía ha resultado ser una muy práctica sala de conferencias. :: F. DE LA HERA

La Asociación Republicana Irunesa Nicolás Guerendiain y la Sociedad Irungo Atsegiña han ofrecido durante el último mes, a razón de un encuentro semanal, cuatro sesiones con el experimentado economista Jesús Burguera agrupadas bajo el atractivo título 'La crisis que nadie entiende'. No procede denominarlas conferencias, porque aunque algo de eso sí tenían, el formato era más generoso que el habitual de una charla.

Ya el primer día, lo primero que Burguera dijo al medio centenar de asistentes fue «podéis interrumpirme en cualquier momento si no entendéis algo, si tenéis dudas, si no estáis de acuerdo...» Y así ocurrió aquel día y también en los tres siguientes, con un aforo duplicado respecto al debut. «Me he llevado una sorpresa agradable con la cantidad de gente que ha venido», decía como primer punto de su valoración de estos encuentros. «Sabíamos que había interés en la gente, pero no pensábamos que íbamos a tener 100 asistentes por sesión. Porque encima los temas no son fáciles, requieren un esfuerzo por parte del oyente y han sido cuatro seguidos».

Cuatro ideas claras

Antes de cada charla, Burguera atendía consultas particulares. «Algunos venían con problemas con productos que han contratado en el banco. Un ejemplo. Un hombre de 80 años con un producto que vence el 2099 y mientras le da muy poca rentabilidad. En casos cómo ése, miramos el contrato y vemos si hay alguna solución. Otras veces la gente se acerca con algo que el banco le ha ofrecido diciéndole que no hay riesgo y quiere saber si es así. Y siempre hay riesgo. Yo no estoy para aconsejar a nadie en qué invertir su dinero, pero sí puedo explicarle lo que de verdad hay detrás de lo que le ofrecen». Si antes de empezar este ciclo Burguera aspiraba a que, al final, «la gente se quede con tres o cuatro ideas muy claras», una de ellas ha sido que «del banco no te puedes fiar. El banco mira por sus intereses y no por los tuyos», recitaría cualquiera de los que no ha fallado a estas convocatorias.

«Lo que he dicho en estas charlas no lo he dicho por decir. A veces una frase lleva detrás meses de estudio, de leer artículos, libros; de ver lo que ha pasado en los mercados, de compararlo con otras épocas, de estudiar historia. En algunos temas, podría decir que llevo años estudiando para sacar la conclusión que he expuesto ante la gente», comentaba Burguera.

Así, ha llegado a pronunciar declaraciones 'incendiarias' como que, «más allá de cualquier ideología, la España de las autonomías no es financieramente viable y los mercados se la van a acabar cargando», o que «la crisis ha golpeado más duro al Reino de España entre otras cosas porque su clase política ha expoliado las cajas de ahorro»... Ha expuesto verdades que considera indiscutibles como que el mundo lo dominan los mercados, los mercados los dominan 105 grandes corporaciones y de éstas son dueñas 15 súper grupos empresariales. Son los que mandan «y pueden hundir un país cuando quieran».

Y entre tanta gravedad, Burguera siempre ha colado mensajes optimistas como que «de esta crisis también se sale», o como que, pese a lo que pueda parecer, «cada ciclo de 'crecimiento/crisis' ha dejado como resultado un mundo con más desigualdad entre ricos y pobres, pero también más libre y con mejor calidad de vida media». Lo aclaraba señalando que «aunque con los recortes actuales veamos que la situación de la mayoría será peor que la de hace 10 años, será mejor que la de hace 100». Hablaba, claro, de los afortunados habitantes de las zonas del mundo que están «dentro del sistema. Medio mundo seguirá viviendo con dos dólares al día...» Critica el sistema con dureza pero que advierte que «es lo que hay. Son las reglas del juego y lo importante es que sepamos jugar lo mejor posible».

En cuatro sesiones de entre una hora y media y dos, también hubo tiempo para el humor: «La clase política española ha decidido acabar con la mafia china porque era una competencia desleal». Y también para que desde la platea se plantearan y defendieran iniciativas que están «en los límites del sistema»: STOP desahucios, Banco de tiempo, huertas cooperativas, sistemas de trueque... «La historia nos ha enseñado que proyectos que nacieron como algo pequeño y en los márgenes del sistema han sido los que han cambiado el funcionamiento del mundo».

Quien no haya podido asistir a estas jornadas en las que Jesús Burguera ha compartido su conocimiento del mundo financiero y los mercados y su visión de cómo han ocurrido las cosas y hacia dónde pueden derivar, tienen la posibilidad de ponerse al día. No será nunca tan entretenido como la conferencia en vivo, pero puede verlas todas en los vídeos colgados en www.asociacionrepublicanairunesa.org.