Bielsa tiene un topo en el vestuario

El entrenador del Athletic se enfrenta ahora a nuevas filtraciones. El técnico argentino reconoce que el final de temporada fue un fracaso del que se hace en parte responsable

DV Y AGENCIASBILBAO.
Órdenes. Bielsa da instrucciones a sus jugadores en un partido del Athletic. ::                             EFE/
Órdenes. Bielsa da instrucciones a sus jugadores en un partido del Athletic. :: EFE

Marcelo Bielsa tiene un topo en el vestuario. El entrenador argentino del Athletic se enfrenta a nuevas filtraciones de conversaciones en el vestuario, difundidas ayer tras una primera grabación hecha pública la pasada semana. Bielsa llamó a sus jugadores «millonarios prematuros» un día después de perder la final de Copa, expuso a sus jugadores que decepcionaron «a un pueblo extraordinario» y se detuvo en el bajo rendimiento ante el Barcelona de De Marcos, Amorebieta, Susaeta y Muniain.

«Ya todo es pasado, ya no hay partidos para ver, ni cosas para analizar, ni cabezas que ordenar, ni mensajes que dar. Ya la oportunidad la dejamos pasar. Y aparte también tengan conciencia de que son muy jóvenes, son muy jóvenes... son millonarios prematuros. No tienen problemas, no les importa mayormente lo que va a pasar, porque todo el mundo tiene resuelto lo que va a pasar. Se permiten reírse», se le escucha decir en la primera parte de la grabación, publicada ayer por 'Deia', que completa la charla de Bielsa hecha pública la pasada semana.

Bielsa asumía en la cinta que el final de temporada fue «muy malo. No podemos ignorar cómo terminó. Sería un engaño valorar el desarrollo porque el cierre fue muy malo, sinceramente, fue muy malo. Me hago absolutamente responsable de cómo cerramos y les digo claramente que nosotros jugamos un gran partido contra el Sporting de Portugal y de ahí adelante todo fue negativo».

El técnico rosarino puso nombre y apellidos a los futbolistas que le habían decepcionado. «Los jugadores emblema de mi forma de pensar, de mi forma de sentir el fútbol, De Marcos, Amorebieta, Susaeta, Muniain, que es un tipo con el que yo sintonizo emotivamente en la misma onda, no estuvieron a la altura del partido. En un grupo de 20 personas hay jugadores que se parecen a lo que vos quieres y hay jugadores que se diferencian de lo que vos quieren. Pero todos son útiles y entre todos hicimos esfuerzos enormes para conseguir las cosas importantes que conseguimos».

«No estuvimos a la altura de la ilusión que generamos. Es una cicatriz, una herida, yo ayer escuché en el colectivo conversaciones y risas», se lamentó Bielsa que dijo sentirse «avergonzado» por no haber estado a la altura de las ilusiones que generaron. «Si juegas dos finales, las puedes perder, no ya 3-0, sino 5-0. Las puedes perder, no hay ningún problema. ¡Pero perder las dos finales como las perdimos, muchachos! Sinceramente, no sé cómo lo ven ustedes. Si lo del Atlético de Madrid fue malo, lo de ayer fue muchísimo peor. Y les digo, soy responsable porque nosotros jugamos el partido contra el Barcelona sabiendo a qué Barcelona nos íbamos a enfrentar, sabiendo qué tipo de juego teníamos que neutralizar. Les insisto. Les digo que me siento responsable. Yo no me sentiría responsable si hubiera manejado un grupo que no obedeció, que no sintió, que no se dejó convencer, que abrió grietas internas, pero esto fue todo lo contrario. Los que no jugaron, muchachos, los Zubiaurre, los Koikili, los Aitor Ocio, tipos que podrían haber hinchado los huevos».

«Todo el mundo encolumnado detrás del proyecto que yo estaba proponiendo. Yo no tengo que reclamarle nada a nadie pero, por el bien de ustedes, tengo la obligación de decirles eso -añade-. Han decepcionado a un pueblo que no lo merecía, que les aplaudió pese a ir perdiendo 3-0 y no hacía faltar salir campeón para no decepcionar. Ténganlo claro. Hacía falta, como les dije ayer. En vez de tener miedo a perder, jugar para ganar. No jugamos para ganar, no jugamos para ganar...».