Dos reinas del huevo frito

El concurso contó con una nutrida participación de famosos y espontáneos. Las ganadoras del certamen fueron dos jóvenes con poca experiencia culinaria

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN.
El jurado y las ganadoras. Arantza Murguiondo y Sara Niño muestran los huevos ganadores, rodeadas por De Jorge, Luis Gorrotxategi, Joseba Ortega y Berasategui. ::                             LUSA/
El jurado y las ganadoras. Arantza Murguiondo y Sara Niño muestran los huevos ganadores, rodeadas por De Jorge, Luis Gorrotxategi, Joseba Ortega y Berasategui. :: LUSA

El humilde y riquísimo huevo frito se convirtió en el protagonista de la espléndida mañana del sábado en el Boulevard donostiarra. El sol y el crepitar de las sartenes se aliaron para atraer a centenares de personas a la plaza del mercado de la Brecha. Allí se celebró la segunda edición del concurso que premia al mejor huevo frito cocinado en directo y ante el público. El galardón se reparte en dos categorías de participantes: famosos y populares (ciudadanos que se suman al concurso).

El jurado estuvo formado por los cocineros David de Jorge, Martín Berasategui y José Mari Arbelaitz; Luis Gorrotxategi (patrocinador del evento con los productos de su granja de Idiazabal), y Joseba Ortega, productor de televisión.

Todos los participantes se aplicaron con esmero. En la tanda de famosos se encontraba el exciclista Peio Ruiz Cabestany, también participante en la edición del año pasado. Le puso ganas, pero el aceite estaba frío y pidió una segunda oportunidad, solicitud que le fue concedida sobre todo por la complicidad de David de Jorge.

Martin Berasategi recomendó a quien esto escribe un truco de toda la vida para evitar los desaguisados que puede provocar el aceite frío. Tomen nota: «Basta con echar un trozo de pan y ver cómo se va dorando. Así, uno sabe cuando echar el huevo en el momento justo».

Delantal y espátula en mano, también se pusieron frente a los fogones la peluquera Elise, el repostero tolosarra Rafael Gorrotxategi y los cocineros Josean Eizmendi (Illarra, Donostia) y Matías Gorrotxategi (Julian, Tolosa). Otro cocinero por un día fue el exrealista y ahora jugador del Mondra, Aitor López Rekarte. En este apartado de famosos se incluyeron concejales del Ayuntamiento de Donostia que, por un momento, dejaron a un lado la campaña electoral. Marisol Garmendia (PSE), Miren Azkarate (PNV) y Ramón Gómez (PP) abandonaron los micrófonos para ponerse frente a la sartenes. Por parte de Bildu acudió el asesor Javier Estébanez.

Viaje a Canarias

La tanda de espontáneos fue heterogénea. Desde amas de casa hasta cocinillas de sociedad, pasando por jóvenes que tentaban la suerte, quizá ante la oportunidad de disfrutar de una escapada a Canarias, premio reservado para el ganador.

El concurso duró dos horas, el tiempo necesario para que la treintena de participantes pasaran por los fogones. El jurado fue examinando aplicadamente cada huevo. De Jorge, en pleno régimen, sufrió delante de tanto huevo, jamón y chistorra como circulaba por sus cercanías. «Sí, lo mío ahora son los biscotes y el yogurt», reconoció con aflicción. Teniendo a David a mano, lo lógico era preguntarle: ¿Cómo debe ser el huevo frito perfecto? La respuesta fue original: «El que hace la amá en casa y te lo comes sentado tranquilamente. Luego, el plato al lavavajillas».

Y otra pregunta evidente. «¿Cómo has visto el nivel de los concursantes». Y otra respuesta original: «Muy alto. Van por delante las etxekoandres, pero hay gente joven que lo hace bien. Se ve que hay mucho golfo que llega a casa a las tantas de la madrugada y se prepara un par de huevos».

Y, efectivamente, el premio fue para dos jóvenes. Sara Niño y Aran-tza Murguiondo, la primera en el apartado de famosos y la segunda en el de populares.

Las dos admitieron que han llegado y besado el santo, dado que sus artes culinarias son mínimas. «He hecho lo que he podido -explicó Sara-. Sé que para que los huevos fritos salgan bien hay que tener el aceite muy caliente, pero la verdad es que cocino muy poco».

Arantza no tenía muy claro participar en el concurso, pero se apuntó y se lleva un viaje a Canarias. ¿Cuál es tu secreto para los huevos fritos?: «Ninguno. He improvisado y me ha salido bien. Apenas cocino, así que la primera sorprendida he sido yo».

El certamen sirvió de prólogo para «San Sebastián Gastronomika», evento que reunirá a partir de hoy en el Kursaal a los mejores chefs.

Esta segunda edición del concurso contó con el patrocinio de la avícola Gorrotxategi y la colaboración de La Brecha, El Lagar de Soto, Maskaradadenda, Eroski/Viajes, Hirutza Txakolina y la bodega Bello Berganzo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos